ANUNCIO
Avatar

Gizéh Jiménez

Editor

PATRIMONIOHISTóRICO

El centro se hizo viejo

El Centro de Monterrey está muerto. El olvido en el que se encuentra sumido ha sido provocado por la extensión de la ciudad, el escaso cuidado, el desinterés de inversionistas y la carencia de movilidad ocasionada por las vialidades que no han cambiado desde hace 60 años.  

Aunado a esto, los intereses políticos y partidarios de las administraciones, impiden visualizar a futuro o preocuparse más allá de los hechos diarios. 

Justicia

Una injusticia por vender juguete

En medio de la etapa más cruda del narcotráfico en Nuevo León, Gilberto Lugo vivió dos años encerrado en el Topo Chico por un crimen que no cometió.

Siendo inocente, en el penal tuvo que presenciar desde granadazos hasta motines

Pero hoy ya se prepara para recibirse de abogado.  

Gilberto es un joven de 25 años, con un semblante tranquilo y sereno que contrasta con su elevada estatura. 

FEMINICIDIOS

Permutan feminicidio por ‘crimen pasional’

El asesinato de mujeres no se tipifica como feminicidio, aunque en casi todos los casos presentan rasgos característicos de este delito.

Y esto sucede aunque el porcentaje de homicidios contra el género femenino va a la alza.

La gran diferencia entre los casos de homicidios de mujeres en años pasados, es que la mayoría fueron cuerpos sin identidad, presumiblemente “migrantes” y víctimas del crimen organizado. 

FEMINICIDIOS

Crece homicidio contra mujeres

Una gran parte de mujeres muere en Monterrey a manos de su expareja o de su esposo. 

Como María Guadalupe Gallardo Cázares, quien desapareció una semana antes de terminar el mes de septiembre.

Sin rastro, sin despedida, sus familiares se preguntaron por qué dejaba a su hija en el abandono. 

Según su marido la mujer los dejó, marchándose a Guadalajara.

Pero el 26 de septiembre, la familia volvió a tener noticias de ella, mediante una nueva cuenta de Facebook, donde supuestamente se hacía llamar “Pitaya GC”.

RUMBO2015

Quiere ser ‘el caballo negro’

Con máscara o sin ella, Álvaro Suárez es un personaje peculiar, porque ¿cuántos abogados sampetrinos han sido policías?

Este panista empezó su carrera en el servicio público como pocos, como debiera ser el caso de todo uniformado: convirtiéndose en policía por convicción y no por necesidad o falta de oportunidades.

Luego estudió Derecho y con esa experiencia y nueve años de trabajo, tanto en zonas populares de San Pedro como en reuniones privadas, busca ser competitivo dentro del Comité Municipal del PAN sampetrino para inscribirse como precandidato a la Alcaldía.



1 2