Avatar

Diana González

Editor

Cine

Oro para una Jaula que se abre…

A la auténtica batalla que el cine mexicano está dando por públicos y taquillas, tanto en el país como en festivales, e incluso en el mercado hispanoamericano de Estados Unidos, se suma ahora la histórica renovación de su premio más importante: el Ariel.

El pasado 27 de mayo se celebró la 56 entrega del Premio de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas en el “Palacio de Bellas Artes”, con una producción histórica y en la que resultó como gran ganadora con nueve premios, entre ellos Mejor Película, “La jaula de oro”.

Cine

La guerra de Blanca

Ante la inminencia de la ceremonia de entrega del Ariel, la presidenta de la Academia Mexicana de Cinematografía, Blanca Guerra,  hace honor a su apellido y lucha para lograr la difusión del evento y la transformación de fondo del cine nacional. 

“Hay que difundir y potenciar el Ariel  (…) porque la comunidad lo tiene apreciadísimo, pues si lo ganan se sienten muy halagados, y si no se entristecen, incluso hay quienes se quedan con un resentimiento brutal, eso quiere decir que lo aprecian”, dice la actriz.

Entretenimiento

Una insidiosa y memorable obra de arte

Joe nunca fue una niña inocente, ella “descubrió su vagina a los dos años” y, desde entonces, no ha dejado de accionar las llaves del placer que liberan la polifonía de su propio cuerpo.

Ella nunca desperdició la infancia en otras actividades que  no fueran su propio placer sexual… ni siquiera con sus amigas, a quienes parecía seleccionar según su coincidencia en la misma y única búsqueda del embriagador estertor corpóreo.

Cine

¿No es saga suficiente?

Ya es una tradición que los actuales éxitos literarios en serie, dedicados a público adolescente o de “adultos jóvenes”, surjan de plumas e imaginaciones femeninas desbordantes y desbordadas, que al menos en cuanto equivalentes económicos resultan colosales.

Más allá de su incierto valor literario, estas sagas suelen girar  alrededor de pequeños o también jóvenes héroes, como en el caso de “Harry Potter” y, últimamente, adolescentes femeninas en luchas impactantes de fortaleza moral (“Crepúsculo”, “Ciudad de hueso”) o física, (“Los juegos del hambre”, “Divergente”).

Cine

Osada y retadora

Cualquiera que diga que “Noé” es una película atípica de Darren Aronofsky, seguramente no ha seguido de cerca la filmografía del director. 

Por principio de cuentas, su ya lejano debut en 1998 con “Pi, el orden del caos”, no solo representó un solvente negocio al multiplicar la modesta suma (60 mil dólares) de su producción, sino que especialmente plantó al nuevo talento de forma inmediata entre los autores interesantes del momento.