La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) tiene ante sí el reto de dar continuidad al trabajo que se comenzó desde 2018, así como desahogar los pendientes, de acuerdo con expertos consultados en el Foro Hablemos de Seguridad.

“Sin lugar a duda, el rol que ha adquirido la Unidad de Inteligencia Financiera, no solamente dentro del sector financiero propiamente, sino ya inclusive dentro del debate público, como una de las oficinas de gobierno más importantes para el combate a la corrupción, ha sido crucial. De esta manera, lo que se viene con la UIF después de la salida del extitular Santiago Nieto, pues debe estar a la altura”, expresa Keyla Vargas, coordinadora de Proyectos en Casede.

Más allá de un “golpe de timón” al trabajo realizado por Santiago Nieto, es necesaria una continuidad para el fortalecimiento de las investigaciones, asegura.


“Hay mucho trabajo de coordinación que quedó pendiente y yo diría que eso es como los principales retos, además de, terminar de sacar los asuntos que quedaron pendientes, que no son pocos, como fueron las reformas a la ley para la prevención de lavado del dinero y también los casos y las investigaciones que quedaron abiertas contra no solamente actores o sujetos obligados del sector privado, también contra algunas personalidades del mundo de la política que se vieron involucradas en presuntos casos de corrupción”, indica la especialista.

Daniel Ortiz de Montellano, presidente del Capítulo México de la Asociación de Especialistas Certificados en Delitos Financieros, coincide en que el gran reto de la UIF es la continuación del trabajo que se inició en este sexenio.

Independientemente de quién lleve las riendas, el equipo debe cumplir con la solidez técnica y que se realicen investigaciones con estándares internacionales, como a los que se ha alineado nuestro país ante organismos como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).


“La UIF es un órgano que ha permanecido en otras gestiones un poco más tras bambalinas. En esta administración adoptó una postura más proactiva. Sin embargo, la línea tiene que seguir siendo respetar la autonomía de la Unidad, los mandatos y seguir ejerciendo las facultades y llevando las reformas correspondientes en materia de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, que todavía están pendientes, entre muchos otros aspectos que quedaron todavía en el tintero”, expone el especialista.

Esta continuidad es necesaria para seguir con la estrategia en el combate frontal a la corrupción, refiere Daniel Ortiz de Montellano.

“Se le tiene que dar continuidad a toda esta estrategia de la UIF en cuanto al combate frontal a la corrupción y a las estrategias ya adoptadas, que incluso son provistas por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), puesto que se hace fundamental para nuestro país para que pueda seguir teniendo los resultados de las evaluaciones que hasta hoy día tenemos”, explica.

Erupción tras la boda

El 6 de noviembre, el entonces titular de la UIF, unidad encargada de la investigación de casos graves de corrupción y lavado de dinero, contrajo nupcias con la consejera electoral Claudia Humprey en la ciudad de Antigua, en Guatemala. 

El evento social, que se preveía como algo discreto, devino en un escándalo cuando se hizo público que algunos invitados volaron en un avión privado al vecino país. La autoridad guatemalteca encontró 35 mil dólares no reportados, los cuales se enunció después, pertenecían a Francisco Ealy Ortiz, director del diario El Universal. 

El titular de la UIF, a petición del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, presentó su renuncia al cargo

“Antes de que pudiera afectarse al proyecto, por las críticas derivadas de actos de terceros relacionados con un evento personal y transparente, preferí presentar mi renuncia como titular de la UIF. Mi lealtad es con el Presidente López Obrador. Mi amor para Claudia Humphrey”, escribió Santiago Nieto en su cuenta de Twitter.

Te sugerimos: El adiós a Santiago Nieto, el Zar antilavado de la UIF

Antes que Nieto Castillo entregara el puesto, renunció la secretaria de Turismo de la CDMX, Paola Félix Rojas, quien viajaba en el avión junto con un proveedor del Gobierno capitalino, Alejandro Gou Boy, productor teatral quien organizó el Desfile de Día de Muertos.

La boda se realizó el fin de semana en que en la capital del país se desarrolló el Gran Premio de México y cuya derrama al turismo local asciende a los 14 mil millones de pesos. Sin duda, era el día más importante del año, pero la entonces encargada de turismo estuvo en la boda en la ciudad de los tres volcanes.

Más sobre el tema:

Urgente necesidad de coordinación en la UIF 

Política y técnica; la misión de Pablo Gómez al frente de la UIF