La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la Fiscalía General de la República (FGR) deben estrechar su relación para sacar adelante las investigaciones de casos de corrupción.


“Nos hace falta poder llegar a ver traducida toda esa inteligencia financiera en sanciones, decomisos, en medidas tangibles y palpables con las que podamos estar midiendo y demostrando la efectividad de la UIF”, considera Daniel Ortiz de Montellano, gerente senior forensic de KPMG en México.

Otro punto importante son las certificaciones y demás profesionalizaciones que se tienen que otorgar al personal para que se mantenga actualizado. Este tipo de delitos generalmente se realizan con procedimientos de vanguardia en el sentido tecnológico.


“Este vínculo (entre UIF y FGR) es fundamental. También creo que no se debe de echar en saco roto muchas iniciativas que se tienen de profesionalización. La UIF en estos años sacó un proyecto de certificación muy ambicioso, que es sumamente necesario también para poder establecer un piso mínimo en cuanto a los auditores, en cuanto a los profesionales que nos dedicamos a este tema, y sobre todo que no se deje de lado el proyecto de reformas a la ley antilavado”, explica.

El fortalecimiento en la relación entre la Unidad y la Fiscalía puede arrojar buenos resultados en el ámbito internacional, considera el especialista.


“Sobre todo rescato los resultados del último reporte de GAFI, donde efectivamente nos dicen y el Grupo de Acción Financiera Internacional reconoce, que se han dado una serie de nuevos congelamientos (de cuentas bancarias), pero nos hace falta todavía la aplicación de la ley”, afirma Daniel Ortiz de Montellano.

De acuerdo con Keyla Vargas Rojas, coordinadora de Proyectos en Casede, la UIF requiere ser una Unidad que cumpla un perfil técnico muy elevado para generar efectivamente inteligencia financiera y, por otro lado, que pueda ser un articulador efectivo de todo el resto de las oficinas e instancias que integran el régimen nacional de PLD (Prevención de lavado de dinero).

“Creo que el gran pendiente, y eso ha sido señalado para México a nivel internacional y por la propia sociedad mexicana, es que haya una buena colaboración sólida, eficiente y eficaz de la UIF y la FGR porque necesitamos casos de lavado de dinero que sean sancionados.

“De lo contrario, por más investigaciones que haga la Unidad de Inteligencia Financiera, independientemente de su titular, no vamos a ver un resultado. No vamos a ver casos en los cuales se haya sentenciado a personas por lavado de dinero”, apunta Keyla Vargas.

Más sobre el tema:

Los retos que enfrenta la UIF tras la salida de Santiago Nieto

Política y técnica; la misión de Pablo Gómez al frente de la UIF