El titular de la UIF debe controlar los aspectos técnicos de la investigación anticorrupción, pero también dominar la parte política. 


“Creo que no solamente es importante entender que se necesita un liderazgo político para poder realizar o complementar la parte técnica que se requiere para que este sistema o este régimen funcione con efectividad. Obviamente quedan dudas sobre qué tan legítimo o qué tan independiente o no pueda ser la acción que en este caso el titular realice”, considera Keyla Vargas, experta de Casede.

En este sentido es donde podrían notarse las habilidades del exlegislador Pablo Gómez, quien está al frente de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP. 


“Pablo Gómez es una persona que viene de la izquierda pero que también viene acompañando a este proyecto de la 4T en el cual se requieren de esas habilidades de negociación y poder establecer un diálogo con tus contrapartes”, explica.

Considera que una buena mancuerna con la FGR podría devenir en la aplicación de sanciones y sentencias por actos de lavado de dinero. 

Al respecto, Daniel Ortiz de Montellano, presidente del Capítulo México de la Asociación de Especialistas Certificados en Delitos Financieros, considera que no es sencillo determinar un perfil, y la muestra está en que estas unidades en diferentes países están compuestas por equipos muy diversos que emplean contadores, abogados, psicólogos y otros profesionales.


“Respecto de si es apto o no (Pablo Gómez), creo que solamente el tiempo lo dirá. Sin embargo, creo que no hay un perfil específico sobre quién tiene que ser el titular. Más bien, le apostaría a mencionar que el titular o la persona que está a cargo tiene que conocer la UIF, tiene que conocer el ambiente internacional, tiene que conocer el estatus de todo el trabajo que se venía dando para poner dar continuidad”, considera.

Piden neutralidad 

El martes, el Grupo Parlamentario del PRI, en voz del legislador José Francisco Yunes Zorrilla, demandó un compromiso de neutralidad política al nuevo responsable de la UIF, Pablo Gómez.

El diputado señaló que no debe ser la política, los criterios electorales, los compromisos personales o la agenda gubernamental lo que rija el comportamiento de esta Unidad.

Criticó que “en los últimos tres años la UIF destacó en los medios de comunicación más como un instrumento de persecución de adversarios, de intimidación a empresarios, de acoso a críticos, que de resultados específicos y puntuales para los objetivos que legalmente le dan forma”.

Más sobre el tema:

Los retos que enfrenta la UIF tras la salida de Santiago Nieto

Urgente necesidad de coordinación en la UIF