¿Les hacen los mandados?

Han pasado nueve años y el consorcio Walmart no quita el dedo del renglón: insiste en instalar una de sus tiendas de autoservicio en la localidad de Cuetzalan, uno de los siete pueblos mágicos con que cuenta el estado de Puebla.

Comparte esta nota

4%
del total de nuevas aperturas se instalaron en el estado de Puebla (9)
Coppel podría llevarse a la bolsa una parte de los más de 250 millones de pesos del programa federal
En Tehuacán los inversionistas han instalado cinco bodegas Aurrera y una tienda Walmart
https://www.youtube.com/watch?v=4xYYGNvoCYo

Han pasado nueve años y el consorcio Walmart no quita el dedo del renglón: insiste en instalar una de sus tiendas de autoservicio en la localidad de Cuetzalan, uno de los siete pueblos mágicos con que cuenta el estado de Puebla.

Pero son esos mismos años, en los que grupos de comerciantes y defensores del ordenamiento territorial de esa localidad han mantenido la lucha en contra el conglomerado de capital norteamericano. Sin embargo, las disposiciones del gobierno estatal -que encabeza Rafael Moreno Valle- apuntan hacia el respaldo no solo a Walmart, sino a otros grupos empresariales que también aspiran a instalarse en esa localidad indígena

Y es que el atractivo principal de Cuetzalan no es el desarrollo económico de la zona, sino los 250 millones de pesos anuales que el programa federal Progresa derrama entre las familias indígena pobres de ese lugar, denunció el activista Erwin Slim.

El integrante del Consejo de Ordenamiento Territorial de Cuetzalan (Cotic), órgano que surgió en 2010 cuando la transnacional hizo su primer intento por instalarse en la comunidad, explicó que las tiendas de autoservicio se apropian de los recursos federales de combate a la pobreza a través de convenios locales, para que los beneficiarios cambien sus vales en sus empresas, donde no solo pueden adquirir despensas, sino también servicios financieros.

Para lograr su cometido, explicó Slim, la cadena comercial Walmart se ha valido de acuerdos secretos con el gobierno de Puebla, utilizando recovecos de la ley de inversiones vigente en el estado a fin de ignorar los lineamientos del ordenamiento territorial del municipio de Cuetzalan, el que claramente establece la prohibición de una tienda de esa naturaleza.

La cadena Walmart se ha visto involucrada en actos de corrupción y violaciones documentadas a las legislaciones locales vigentes en materia de inversión, uso de suelo e impacto ambiental.

En enero del 2013, The New York Times publicó un reportaje en el reveló que tan solo en el 2004, Walmart destinó un millón de dólares para el pago de sobornos a funcionarios de países en donde abrió sucursales.

En México durante el 2003, habría pagado 52 mil dólares en “mordidas” para abrir una tienda en Teotihuacán, a solo unos metros de la zona arqueológica, detalla el reportaje el cual especifica que en sus planes de expansión, Walmart no fue víctima de la cultura de corrupción que se le adjudica a México para hacer negocios, sino que por sí mismo fue un corruptor con iniciativa.

Por lo menos 19 sitios de México, en donde se construyeron tiendas de la cadena a partir de 2003, fueron blanco de estos sobornos, detalló.

Ignoran la voz popular

Desde el 2009, el municipio de Cuetzalan negó el permiso a la instalación de una tienda Walmart. Las gestiones fueron encabezadas por el presidente del Consejo de Ordenamiento Territorial de Cuetzalan (Cotic), Erwin Slim, quien observó el impacto económico causado por la bodega Aurrera filial de Walmart- en el municipio de Zacapoaxtla.

“Allí observamos que el mercado local cayó en un 50 por ciento una vez que se estableció la bodega Aurrera, la que llegó a generar una competencia desleal para los productores locales. También se tomó en cuenta el impacto ambiental con las grandes cantidades de basura que genera la tienda”, indicó.

Tras observar la experiencia de Zacapoaxtla, el Cotic determinó someter a una asamblea pública la decisión para el permiso solicitado por Walmart. Los más de 400 presentes en la reunión votaron por no autorizar la instalación de la tienda.

Ante la negativa popular, Walmart insistió la gestión en dos vías: contactó con el gobierno estatal de Puebla y cabildeó con la Organización Unión de Cooperativas Tosepan. En ambos casos habló de los beneficios económicos para la zona a través de la comercialización de productos locales y la generación de empleo.

Pese a la experiencia de Zacapoaxtla, donde la instalación de la tienda Aurrera –que ofreció una generación de 60 empleos- dejó a mil pequeños comerciantes locales sin posibilidad de sustento, funcionarios del gobierno estatal iniciaron los trámites para la instalación de Walmart en Cuetzalan, donde a la par también se inició la construcción de una tienda Coppel.

Con la pobreza como aliado

Mediante un comunicado oficial, Walmart informó que estima invertir más de 12 mil 400 millones de pesos este año, de los cuales, 5 mil 600 millones se destinarán a la construcción de nuevas tiendas, sobre todo en áreas donde permea la pobreza, principalmente en Puebla, Michoacán, Guanajuato, Oaxaca y Jalisco.

Entre los municipios más pobres de Puebla -que a la fecha cuenta con una tienda de autoservicios de la cadena Walmar- se encuentran San Salvador el Seco, Huauchinango, Xicotepec, Zacapoaxtla, Ciudad Serdán, Tehuacán y Zacatlán, para los que el gobernador Rafael Moreno Valle ha gestionado ante la Federación mayores fondos de combate a la pobreza.

En Tehuacán -donde se ubican las dos comunidades más pobres del país, Elozochitlán y San Gabriel Chilac, con el 70 por ciento de la población viviendo en pobreza extrema- los inversionistas han apostado a la instalación de cinco bodegas Aurrera y una tienda Walmart.

La instalacaión de la Bodega Aurrera -filial de Walmart- en el municipio de Zacapoaxtla causó un daño económico a los vendedores locales de la zona.

En Tehuacán los inversionistas han instalado cinco bodegas Aurrera y una tienda Walmart.

Otra tienda, la misma política

Bajo la misma política de expansión de Walmart, el consorcio Coppel también comenzó a penetrar en las zonas de mayor pobreza.

En el municipio de Cuetzalan, Puebla, directivos de ese consorcio han logrado un convenio con el que se ha acordado la apertura de una tienda de crédito.

En marzo de este año, el gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, colocó es la primera piedra de la segunda bodega regional del grupo en el municipio de Cuautlancingo.

Dicha obra contempla una inversión de 453 millones 244 mil pesos, indicó el mandatario estatal y con ello se busca reforzar la presencia del grupo en estados como Puebla, Querétaro, Veracruz, Guerrero, Morelos y Guanajuato.

En Puebla, Coppel se ubica en 23 ciudades con 32 tiendas, 22 zapaterías y 4 centros de distribución, lo que implica una fuente de ingresos para 4 mil 700 personas, y tan sólo entre 2011 y 2014, generaron una inversión de 338.7 millones de pesos para la entidad.

La tienda Coppel podría aspirar a llevarse a la bolsa una parte de los más de 250 millones de pesos que se derraman en esta región como parte de los programas de apoyo a las familias de más escasos recursos.

El corporativo Coppel ya demostró ser uno de los consentidos de Moreno Valle, al ser promovida por la Secretaría de Desarrollo Económico del gobierno estatal como una de las empresas con mayor intensión de expansión a todo el territorio poblano, incluyendo a las zonas de mayor marginación de la entidad.

También Coppel

Del mismo modo que Walmart, grupo Coppel inició gestiones de manera secreta con la administración estatal para lograr la instalación de una de sus sucursales en Cuetzalan, la que aspira a capitalizar una parte de la derrama económica que hace el gobierno federal para combatir la pobreza en esa zona indígena.

Coppel ofrecerá no solo sus productos, sino también servicios de crédito bancario con tasas de interés que van del 45 al 60 por ciento anual, razón por la que algunos pobladores han alzado su denuncia, sin que el reclamo tenga eco.

Salir de la versión móvil