5

Hectáreas para la producción es el criterio de clasificación


“Walmart obliga a precios bajos. No le preocupa la utilidad al productor. Es una empresa que no tienen ninguna responsabilidad social”

Andrés Enrique Rochín Cota

Productor agrícola en pequeño

“En Walmart siempre encuentras todo y pagas menos”, dice el slogan publicitario de la cadena de supermercados más importante del mundo. Lo que no dice el lema es que, para bajar precios, la cadena comercial “orienta” y orilla a sus proveedores a violar la ley, principalmente en el renglón agrícola.

A través de la Fundación Walmart, el corporativo que dirige Christy Walton, una de las mujeres más ricas del mundo, enseña a los proveedores de productos del campo cómo evadir impuestos, hacer subcontrataciones y evitar las normas sanitarias y de envasado de productos perecederos, vigentes en México.

La intención del corporativo es lograr una reducción en los costos de producción, a fin de que se reflejen en precios de mercancía bajos, para reflejarlos en utilidades económicas de la cadena, explicó Erwin Slim, un activista social de Cuetzalan, Puebla.

Al lado de comunidades indígenas de la Sierra Norte del estado, Erwin Slim encabeza una lucha para evitar que Walmart abra una tienda en esa localidad.

Productores rurales y comerciantes locales de Cuetzalan evidencian la voracidad con la que el corporativo actúa frente a los campesinos y comerciantes; su instalación -dicen- afectaría a la producción y economía de la zona.

El programa de la cadena, que se anuncia como uno de los más atractivos “para impulsar la economía de los pequeños productores del campo”, en realidad está lleno de artimañas legales y administrativas que conllevan a los productores a violentar el marco regulatorio en el plano labor, de inocuidad vegetal y de pago de impuestos.

La práctica de Walmart, que se aprovecha de la necesidad de comercialización de los productos rurales de las comunidades campesinas e indígenas, se registra de norte a sur en todos los estados del país, pero es Puebla, Sinaloa, Sonora, Michoacán y Baja California Sur en donde han brotado las principales quejas.

Otro luchador social, Andrés Enrique Rochín Cota, también productor agrícola en pequeño, de la zona de Los Planes, en La Paz, refiere que Walmart realiza prácticas desleales con los productores, a los que prácticamente ahorca con sus precios, a cambio de comprar sus cosechas y comercializarlas a través de la cadena de supermercados.

“Walmart obliga a precios bajos. No le preocupa la utilidad al productor. Es una empresa que no tienen ninguna responsabilidad social”, dice el ingeniero Rochín Cota, quien ha tenido malas experiencias con el corporativo.

Añade que se burla de los productores rurales, pues cuando hay reclamos de los proveedores, los manda a negociar a sus oficinas centrales en Panamá; además de que les retarda sus pagos y define los controles de calidad, mas allá de la norma oficial mexicana.

“A mí no me ha sido rentable hacer negocios con Walmart”, explica Rochín a Reporte Indigo, “en los precios de producto del campo tiran a matar”. Cita el caso del chile serrano, del que es productor, que la empresa compra en el campo a seis pesos el kilogramo y lo vende en la tienda a 30 pesos.

Sus normas

Romeo Barajas es uno de los más importantes productores de hortalizas en Michoacán.

Dejó de hacer negocios con Walmart porque lo querían orillar a violar la normatividad de sanidad vigente.

Luego de solicitar ser proveedor de la cadena, un grupo de “expertos” del corporativo le explicó una serie de artilugios administrativos.

Walmart pretendía que las verduras cosechadas en Yurécuaro, Michoacán, fueran sometidas a un proceso de desinfección en tinas de hielo y agua, de apenas 10 segundos, cuando el proceso establecido por la norma oficial establece que este proceso se haga en cajas que deben estar dentro de la cámara fría al menos por 10 minutos.

También pretendía la subcontratación laboral, para evitar responsabilidad con los jornaleros de las cosechas destinadas a esa cadena, y contratar menores de edad para disminuir costos de sueldos.

Sugirió ignorar la norma de empaquetado de las verduras, recomendando tramitar permisos temporales de embalaje.

Recomienda que se utilicen cajas que la empresa renta de manera obligada a sus proveedores, las que no cumplen con la norma oficial de empacado, pero para salvar esa situación se hace un trámite ante el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), que brinda un margen de dos años para ajustarse a la norma.

La asesoría fiscal

Las prácticas desleales que realiza el corporativo Walmart, a través de su fundación, “son un efecto de la política nacional hacia el campo”, dijo el ingeniero Rochín Cota, quien estima que el abandono del Gobierno federal a los productores pequeños ha hecho que la mayoría acepte esas condiciones voraces.

Walmart recomienda a sus proveedores, para evitar el pago del Impuesto al Valor Agregado (IVA), que los embarques enviados a la empresa sean facturados solo como “producto”, y que no se defina el tipo de mercancía de que se trata, con lo que se evita el pago del IVA y solo mediante una auditoría podría ser obligado el pago de ese impuesto.

También se recomienda no registrar a trabajadores jornaleros ante el IMSS, con lo que no solo se ahorran las cuotas obrero-patronales, sino también el 3 por ciento de Impuesto Sobre la Nómina, que es un impuesto estatal, y el pago del Impuesto Sobre la Renta, que es un recurso que deja de ingresar a las arcas federales.