Entre otros organismos que están en la mira de la administración de Aristóteles Sandoval se encuentra el CODE, CAPECE y la extinta procuraduría
En el gobierno del estado se dice que falta la revisión de 2007, la que ya está terminada y se espera que los resultados sean presentados
http://www.youtube.com/watch?v=HFsN47W9PgE

La clave del negocio en el Sistema Intermunicipal para los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA), es el desarrollo de infraestructura, la asignación de obra. 

Con solo hojear el expediente de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ) sobre la revisión de las cuentas de 2008 del organismo, se puede inferir lo sencillo que es desviar recursos por la gran cantidad de especificaciones técnicas que entran en juego en la asignación de obra del SIAPA. 

Un programa como el de “Todos Somos Agua” para el que se solicitó un préstamo celebrado con Banobras y fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por mil 200 millones de pesos, es el pretexto perfecto para inflar los costos y llevarse porcentajes; o simplemente reportar obras que no se hicieron. 

Aunque estos no son abusos que se conozcan a raíz de que se hizo pública esta auditoría. 

Los vicios del Siapa se conocen desde antes; por ejemplo, cuando Pedro Humberto Garza Gómez, excontralor del organismo, señaló que existía un “cártel del agua” en dicho organismo. 

Desde 2011 este personaje señaló los sobrecostos en obra e incluso casos de creación de infraestructura donde los proyectos no fueron realizados, aunque sí cobrados. 

El Colegio de Ingenieros Civiles de Jalisco denunció desde aquel entonces la necesidad de una auditoria a fondo. 

Por eso ahora que salen a la luz una docena de observaciones en las cuentas de 2008 del SIAPA por parte de la ASEJ, sorprende que se haga una revisión tan acuciosa del gasto del organismo en  aquel año. 

Incluso en el gobierno del estado se dice que falta la revisión de 2007, la que ya está terminada y se espera que los resultados sean  presentados públicamente en los próximos días. 

De estas nuevas revisiones, y la información presentada en la auditoría de 2008, se espera que el Congreso de Jalisco proceda a integrar una denuncia contra exalcaldes que forman parte del Consejo de Administraciónd del SIAPA. 

Los señalados son Juan Sánchez Aldana (Zapopan) y César Col Carabias (Guadalajara), uno expresidente del consejo, y el otro representante del gobierno del estado del mismo. 

Por lo pronto, de 2008 se dice que hubo observaciones en 706.4 millones de pesos; aunque la realidad es que 659.6 millones tienen que ver con la cartera vencida del SIAPA. 

En el caso de los 46.8 millones restantes, en esos sí se habla de desvíos vinculados a asignaciones directas de obras y proyectos para los que no se acreditó con documentación la contratación del mismo. 

Lo que sí sorprende es lo detallada y profunda que resultó la revisión de la ASEJ. 

Y es que el organismo auditor de Jalisco le entró hasta al señalamiento de las justificaciones de obras asignadas de forma directa, cuando en la revisión de las cuentas de ayuntamientos, como el de Zapopan y Guadalajara, no se dijo nada de estas, aunque en dichos años representaron un gran porcentaje de las erogaciones de dichos municipios. 

Van por más

En el gobierno del estado ya se está analizando la auditoría de 2007 al SIAPA. 

Pero al mismo tiempo ya se están terminando de armar los expedientes de otros organismos polémicos durante las administraciones panistas. 

Entre otros se mencionan el Consejo Estatal para el Fomento Deportivo y el Apoyo a la Juventud (CODE) cuyo extitular Carlos Andrade Garín, tiene una mansión de más de mil 300 metros cuadrados en el exclusivo desarrollo Pontevedra en Zapopan. 

Otro de los expedientes que se dice está a punto de salir a la luz es el de Comité Administrador del Programa Estatal de Construcción de Escuelas (CAPECE), donde se señala que también hay varios señalamientos. 

En la extinta Procuraduría del Estado ya se tienen en la mira a varios empleados durante la gestión de Tomás Coronado Olmos. 

Se dice que en la procuraduría los “mandatos no cumplimentados”, o las omisiones en la actuación de los funcionarios, podrían poner en aprietos al propio Coronado Olmos y otros de sus excolaboradores. 

La influencia de Dau Flores

Aunque al interior del gobierno de Jalisco se corren versiones de que el gobernador Aristóteles Sandoval dio instrucciones de manejar los recursos de forma transparente, hay quien dice que la influencia de Enrique Dau Flores, titular de la Consejería del Ejecutivo, pesará en las decisiones en materia de infraestructura del agua. 

Con los cambios que pretende Aristóteles en el SIAPA con su centralización en el gobierno estatal, su puesto al lado del gobernador, podría significar una influencia incontrolable. 

Y es que sus relaciones en el ramo hidráulico y las empresas de construcción de este tipo de obras son tantas, que hay quien ya especula sobre la legitimidad de la cacería de brujas en el SIAPA. 

Extitular de la Comisión Estatal del Agua (CEA), se dice que las empresas familiares –de su hijo Marco Dau- y de sus amigos, ya esperan con ansias la asignación de la obra fallida de la que se habla en la auditoría presentada.

Empresas como Nepresa –que actualmente administra el hijo de Dau Flores- suenan como las posibles beneficiarias de los nuevos contratos. 

Pero las auditorías siguen arrojando resultados sobre los años del panismo en Jalisco. Ojalá que las revisiones que impliquen a funcionarios priistas sean tan acuciosas como las que se hacen de las cuentas de los albiazules.