¿En qué estamos cerca? En que empecemos a tandear; en realidad no tandeamos, tenemos gente sin agua, que es todavía más grave, y cerramos los ojos”
Carlos AguirreAcadémico ITESO
El director del SIAPA, José Luis Hernández, dice que son necesarios más de 25 mil millones de pesos para realizar la renovación de la infraestructura hidráulica y de saneamiento la ciudad

Tras casi cinco décadas de instalar la infraestructura de drenaje y abastecimiento de agua en el primer cuadro de la ciudad, el órgano regulador no se ha ocupado  en renovarla.

Pero el Sistema Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado (SIAPA) aprobó su presupuesto de egresos 2013 por 2 mil 900 millones de pesos

Aunque pretende dotar de agua a 52 colonias apenas destinarán un 10 por ciento para obras de infraestructura, lo que equivale a 290 millones de pesos.

Según el director del SIAPA, José Luis Hernández Amaya son necesarios más de 25 mil millones de pesos para realizar la renovación de la infraestructura hidráulica y de saneamiento de toda la ciudad.

Afirma que esa gestión será realizada ante el gobierno federal, sin embargo poco se ha avanzado.

Dichas declaraciones fueron solo hasta el colapso de un colector en la avenida López Mateos en septiembre pasado.

El académico del ITESO, Carlos Aguirre Paczka, destaca que el sistema de agua que opera en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) se ha tenido que adecuar de forma irregular a los asentamientos de vivienda instalados desordenadamente en la periferia del municipio tapatío.

Según el Censo Nacional de Población y Vivienda, Guadalajara fue el único municipio metropolitano que decreció en número de habitantes de 2000 a 2010, pues casi 150 mil personas salieron para instalarse en las periferias de la ciudad.

Con esto, aunque el municipio de Guadalajara está equipado con la mejor infraestructura, ahora los servicios de agua potable deben ser prestados en colonias y municipios aledaños que no tienen infraestructura suficiente.

Este es el caso de algunas colonias de Tlajomulco de Zúñiga, Zapopan, Tlaquepaque y otros municipios metropolitanos.

Con el boom inmobiliario de los últimos años la densidad poblacional obliga al SIAPA a ofrecer servicios donde no tiene alcance en infraestructura. 

Es el caso de Tlajomulco de Zúñiga que incrementó su población casi cuatro veces en diez años, pues pasó de 123 mil en el año 2000 hasta los 416 mil en 2010.

Zapopan aumentó en más de 240 mil personas y Tlaquepaque en 130 mil.

Tlaquepaque es uno de los que irónicamente tienen menos abastecimiento de agua, a pesar de que una parte importante de las instalaciones del SIAPA están ubicadas dentro de su territorio, como la planta de tratamiento de Miravalle.

“La ciudad creció con un sistema de agua potable que se basaba en el del Ayuntamiento, es decir, era el municipio de Guadalajara y la infraestructura de todo, la tiene ese municipio.

Luego de esa infraestructura se fueron colgando”, afirma Aguirre Paczka.

Para Zapopan la situación es distinta pues su abastecimiento de agua, aunque es regulado por

el SIAPA, no proviene del sistema planeado y operado por el organismo que provee al municipio tapatío del recurso proveniente del Lago de Chapala.

En métricas son nueve metros cúbicos por segundo lo que abastece a la ciudad el día de hoy, pero según Aguirre Paczka la proyección para el año 2030 es que debería haber entre 13 y 15 metros cúbicos por segundo para que la ciudad pudiera sostenerse con este recurso.

“Si Guadalajara pretende ser una ciudad con industria, con comercio, obviamente se vuelve una ciudad atractiva y de empleo, entonces vamos a tener más gente y vamos a empezar a rebasar los pronósticos de crecimiento”.

Tener un consumo regular para todos los habitantes de la Zona Metropolitana no es posible el día de hoy  afirma el académico y agrega:

“¿En qué estamos cerca? En que empecemos a tandear; en realidad no tandeamos, tenemos gente sin agua, que es todavía más grave y cerramos los ojos”.

Es el caso de algunas colonias de Tlaquepaque y Tonalá que se ven afectadas frecuentemente por los llamados “tandeos” que finalmente son cortes al servicio de agua potable y que en colonias del primer cuadro del municipio de Guadalajara es un hecho poco recurrente.

“Si el SIAPA busca cumplir con su misión, entonces está tratando de regularizar un consumo para todos que va pegar en el abastecimiento. Es decir, vamos a recibir todos pero menos.

Eso es algo que es muy difícil de confesar para un sistema”.

Renovación necesaria

Ante la infraestructura obsoleta el ingeniero Carlos Aguirre Paczka, jefe del Departamento del Hábitat y Desarrollo Urbano del ITESO, declaró en entrevista la necesaria renovación ésta en ciertas zonas de la ciudad.

Dice refiriéndose a la que opera en el primer cuadro de la ciudad que aunque no está rebasada si es urgente su renovación:

“Esta misma infraestructura actual tiene 50 años operando, ya rebasó cualquier esquema de vida útil. Esta parte de la ciudad, y muchas están en esquema, con tuberías que deben ser cambiadas. Válvulas que ya no sirven, es decir, kilómetros y kilómetros de infraestructura.

“Es una ciudad vieja que está pegada, no con alfileres, sino colgada de nada, cada vez que el SIAPA repara una parte truena otra”.

El SIAPA opera hasta hoy solo en la zona conurbada de Guadalajara, lo que lo tiene al margen de operar en municipios aledaños a la ciudad y del interior del estado.

Aunque desde septiembre pasado el gobernador Emilio González Márquez ha invitado a la nueva administración estatal a establecer al organismo como un ente estatal que no se vea limitado a la ZMG.

Poca inversión en infraestructura

Con un presupuesto de 2 mil 900 millones de pesos para 2013, al SIAPA le alcanza apenas para sus gastos de operación y de personal.

Aunque excede por casi 500 millones el presupuesto que se aprobó para 2012, estos gastos representaron poco más de 2 mil millones, es decir más del 80 por ciento del presupuesto de ese año.

Con las declaraciones de su director que dice que es necesario invertir 25 mil millones para renovar la infraestructura instalada en la ciudad, el gasto es inalcanzable para el SIAPA.

Entre la inversión de infraestructura que es urgente está la de separación de aguas pluviales y el drenaje, pues actualmente ambos convergen en un solo ducto.

Además de que lo que hoy funciona tiene cinco décadas haciéndolo en el primer cuadro de la ciudad.

Eso hace imprescindible el tema de renovación de la infraestructura que tarde o temprano podría reventar y causar molestias mayores en grandes complejos habitacionales.

Es el caso de Horizontes Chapultepec en la zona rosa de Guadalajara, que ante su edificación, ni la constructora LAR ni el SIAPA hicieron algo por renovar los colectores de agua subterráneos de la zona.

Y es que una vez habitado en su totalidad, en el complejo de edificios de 19 niveles podrían vivir entre 600 y mil 200 personas en una manzana que no cambió las tuberías por unas nuevas.

De ese tamaño sería el caos en caso de que alguna tubería reventara.

Aguirre Paczka señala:  “¿quieres hacer un edificio de tantos niveles? Renueva tu infraestructura, o sea, el agua y el drenaje ya cumplieron. Si tu destapas una caja de válvulas te asustas.

“¿Qué pasa si el tubo que pasa por Mexicaltzingo se revienta?, vas a dejar a mil 200 personas infartadas. No es lo mismo que dejar a 20 que tienen aljibe y su tinaco”.