12

Salarios sería la diferencia entre un directivo y su empleado peor pagado

Mientras en México el Congreso acaba de aprobar más impuestos, en Suiza el Parlamento está a punto de votar por una ley que pagaría un sueldo mensual a todos los adultos solo por ser ciudadanos.

La iniciativa, denominada “Ingreso Básico Incondicional”, contempla que el Gobierno pague a todos los suizos mayores de edad un salario mensual de 2 mil 500 francos (2 mil 800 dólares), aunque no trabajen.

La propuesta surgió el pasado 4 de octubre en una manifestación de activistas que llevaron al Parlamento más de 100 mil firmas, que son las necesarias para realizar un referéndum, además de un camión cargado de 8 millones de monedas que representaban a cada habitante de Suiza, reportó Reuters. 

En este país, los ciudadanos tienen libertad para reunir firmas que respalden iniciativas de ley que después pueden ser votadas por todos los habitantes.

Uno de los autores del proyecto, Enno Schdmit, expresó a The New York Times que la ley ayudaría a disminuir la brecha de desigualdad, fomentaría la creatividad y el emprendimiento.

“Yo le digo a la gente que no piense en los demás, sino en ellos mismos”, indicó al diario. “¿Qué harían si tuviesen ese ingreso? ¿Qué tal si estuviesen cuidando de un niño o de un adulto mayor?”.

Aunque los críticos la han tachado de radical ante la situación económica, la iniciativa no contempla crear impuestos especiales para financiar el recurso.

Daniel Straub, otro de los hombres detrás de la idea, argumentó que la medida ayudaría a recortar programas gubernamentales que representan un alto gasto corriente, como vales de despensa o cruzadas sociales.

“El ingreso incondicional en Suiza significaría que un tercio del Producto Interno Bruto (PIB) se distribuyera incondicionalmente”, manifestó Straub a Business Insider. 

“No cuento eso como gasto gubernamental porque se distribuye de forma inmediata entre la gente que vive en esta sociedad, y esto significa que el Gobierno tendrá menos poder porque cada individuo decide qué hacer con su dinero”.

Aunado a esta propuesta, los suizos votarán el 24 de noviembre una ley que impida a los directivos de las empresas ganar más de 12 veces lo que percibe su empleado peor pagado.