La experiencia deberá durar entre 5 y 10 minutos, dijo un representante de la empresa detrás de la idea

La prostitución, aunque estrictamente controlada, es legal en Suiza.

En escasos meses, un “café de felaciones”, en donde los clientes reciben sexo oral mientras consumen su bebida, será inaugurado en Suiza.

En el establecimiento, que operará en Ginebra para fines de año, los hombres podrán pedir un café antes de escoger a una prostituta desde un iPad.

Los clientes pagarán más de 40 euros por la bebida y el servicio sexual, de acuerdo con la empresa Facegirl, que se inspiró de establecimientos similares en Tailandia.

Bradley Chavet, un representante de la compañía, dijo que los hombres ordenarán lo que deseen y luego se sentarán en el bar.

“En cinco o diez minutos, todo se acaba”, le dijo al diario local Le Matin.

El “café” será el más caro en la ciudad, con un precio de 60 francos suizos. Por cinco francos más, se podrá convertir en latte.

De acuerdo con The Local, el establecimiento estaría –al menos teóricamente- dentro de los límites de la ley.
 
Mucho control
 
La prostitución es legal en Suiza, aunque está estrictamente controlada. Los trabajadores sexuales necesitan contar un licencias vigentes, una medida para combatir la trata.

Sin embargo, no todos están contentos con la idea. Grégoire Théry, miembro del grupo anti-prostitución Mouvement du Nid, le dijo al diario francés L’Express que la idea de que un café proporcione sexo oral solo beneficiará a los dueños del negocio.

El modelo de negocios, dijo, legalizaría en efecto el proxenetismo.

El Departamento de Seguridad y Economía se encuentra revisando los planes del innovador café.