Una profesora de inglés de 58 años llamada Beatrice Yardolo fue dada de alta ayer de un centro de tratamiento de ébola construido por China en Monrovia, la capital de Liberia.

Yardolo, que logró vencer al ébola, era la última paciente infectada con el letal virus en dicho país.

Hasta ayer no había otros casos confirmados de la enfermedad en la región, por lo que Liberia podría comenzar la cuenta atrás de 42 días para declararse libre de ébola, según los protocolos y estándares de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El responsable del sistema de Gestión de Incidencias, Tolbert Nyenswah, urgió a todos los liberianos a comprometerse para conseguir las “cero infecciones de ébola” con el estricto cumplimiento de las medidas preventivas.

Emergencia económica

Tras matar a unas 10 mil personas desde que comenzó el brote hace un año, la epidemia sigue presente en África occidental.

Expertos de la ONU dijeron el lunes que la expansión de la enfermedad en Guinea, Liberia y Sierra Leona había caído a casi un 10 por ciento de lo que era en septiembre.

Sin embargo, siguen apareciendo nuevos casos en Sierra Leona. 

La presidenta de Liberia pidió el martes un plan internacional de ayuda para reconstruir las economías de estos países una vez que se controle la epidemia de ébola, que se estima costó a los tres países más afectados un 12 por ciento de su producto interno bruto. (Fuente: AP)