A pesar de los avances en otras regiones para contener el virus del ébola, el brote sigue “con altos niveles de transmisión” en el oeste de Sierra Leona y algunas partes del interior de Guinea, advirtió ayer la ONU.

Y para evitar que se siga propagando urge ayuda internacional, agregó el organismo.

El problema, además de la ausencia de personal, es que los médicos locales y extranjeros en la región carecen de capacitación adecuada.

Hasta ahora, solo Médicos Sin Fronteras ha capacitado personal médico en Guinea sobre el tratamiento de pacientes con ébola sin que nadie resulte infectado.

Personal de Cuba que llegó hace más de dos meses a dicho país siguen a la espera de ser entrenados. “Pensábamos que llegaríamos un día y estaríamos trabajando al día siguiente, pero la realidad es muy diferente”, comentó el líder del equipo cubano, el doctor Carlos Castro.

El problema es la capacitación, explicó. Los 256 cubanos enviados a África occidental a principios de octubre habían tomado cursos por semanas en Cuba. Pero deben recibir otras dos o tres semanas de clases intensas en un centro para el tratamiento del ébola, trabajando incluso con pacientes.

Hacia fines de noviembre, 622 trabajadores del campo de la salud habían contraído el virus del ébola y 346 habían muerto, según la Organización Mundial de la Salud. 

(Fuente: AP y Notimex)