El nadador estadounidense Ryan Lochte y otros tres de sus compañeros fueron asaltados la madrugada de ayer por hombres armados que detuvieron el taxi en que viajaban, confirmó el Comité Olímpico de Estados Unidos.

 

En el incidente más reciente sobre temas de seguridad de los Juegos de Río, Lochte dijo a NBC que uno de los asaltantes le apuntó con una pistola a la cabeza antes de apoderarse de su billetera. Nadie resultó herido.

 

Los cuatro regresaban a la villa a bordo de un taxi la madrugada de ayer después de pasar la noche reunidos en la casa del equipo olímpico francés, ubicada en una exclusiva zona del sur de la ciudad. La reunión se dio horas después del final de las competencias de natación en los Olímpicos.

 

“Su taxi fue detenido por individuos armados que se hicieron pasar por policías, quienes exigieron a los atletas el dinero y otras pertenencias personales”, explicó Patrick Sandusky, vocero del Comité Olímpico de Estados Unidos, en un comunicado ayer. “Los cuatro atletas se encuentran a salvo y cooperan con las autoridades”. 

 

Sin heridas

 

Sandusky detalló a The Associated Press que los asaltantes tomaron sólo dinero y tarjetas de crédito, pero que no se perdieron medallas olímpicas.

 

En el taxi también viajaban Gunnar Bentz, Jack Conger y Jimmy Feigen. Lochte compitió en dos eventos en las justas de Río, obteniendo el oro en los relevos estilo libre 4×200 de hombres. En total cuenta con 12 preseas olímpicas.

 

 Bentz y Conger también compitieron en ese relevo, su único evento en estos Olímpicos. Feigen participó en el relevo 4×100 estilo libre, otro oro para Estados Unidos en Brasil.

 

“Nos ordenaron detener el taxi, y estos tipos se acercaron con una placa, una placa de policía, sin luces, sin nada más que sólo con una placa de policía, y nos pararon”, describió el propio Lochte al programa “Today”, de la cadena NBC. “Sacaron sus pistolas, les dijeron a los otros nadadores que se tiraran al piso  y ellos se tiraron al piso”.

 

Al darse a conocer el asalto hubo confusión en torno al episodio luego de que el Comité Olímpico Internacional lo desmintiera.