OrientePróximo

OrientePróximo

Golpe a la paz

En lo que podría ser demagogia y promesas para ganar aceptación de cierto sector judío y cristiano en Estados Unidos, Donald Trump reconoce a Jerusalén como capital de Israel y enciende la mecha en la región