AZERBAIYáN

AZERBAIYáN

La efigie maldita

El Gobierno del Distrito Federal (GDF) está atado de manos. En la víspera de su adiós, Marcelo Ebrard abre un nuevo frente de batalla, que podría terminar con repercusiones económicas a corto y largo plazo.

Se trata del conflicto generado por los monumentos erigidos en el Jardín de la Amistad y la Plaza Taxcoaque, que tienen a la administración capitalina en un verdadero dilema.

La presión de los vecinos de Polanco y el escrutinio público están complicando la relación diplomática con Azerbaiyán y la jugosa inversión que tiene proyectada para México.

AZERBAIYáN

La última migraña de Ebrard

El convenio original está firmado directamente por Marcelo Ebrard Casaubón y el Embajador de Azerbaiyán, Ilgar Mukhtarov, el 13 de julio de 2011.

Sin reparar en las consecuencias que lo pondrían en la mira nacional e internacional, el jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, signó el documento en el que recibe aportaciones económicas para la construcción de dos proyectos: Plazas Tlaxcoaque como un memorial a Jodyalí, y el Jardín de la Amistad con un monumento al dictador Heydar Aliyev.