ATAQUESEU

ATAQUESEU

Que no termine la Primavera Árabe

La muerte del embajador de Estados Unidos en Libia, Christopher Stevens, puede parecer una cruel ironía.

Esto si tomamos en cuenta que si el presidente Barack Obama no hubiera tomado la decisión de intervenir en Libia, el brutal dictador Muamar Gadhafi seguiría en el poder todavía.
Stevens, en particular, había ganado el respeto de los rebeldes de Bengasi por su enorme apoyo a la causa.

Él era, si es posible usar el cliché, el amigo de Libia.

Pero ahora está muerto, por razones aparentemente relacionadas con una película que, en realidad, nadie ha visto en Libia.

ATAQUESEU

La venganza de ‘la inocencia musulmana’

El embajador de Estados Unidos en Libia y tres miembros de la embajada murieron en un ataque al consulado estadounidense en la ciudad de Bengasi.

La agresión fue perpetrada por manifestantes indignados por una película de un director israelí residente de California y promovida por una campaña extremista antimusulmana.

La película supuestamente  ridiculiza Mahoma, según dijeron ayer las autoridades libias.

Éstas especificaron, además, que el embajador Chris Stevens murió el martes por la noche en conjunto con otros tres trabajadores diplomáticos más.