Guillermo Martínez insiste en que jamás fue requerido por la ASEJ en relación a los gastos durante sus giras como secretario
http://youtu.be/M4SVR6RleIc
El expediente de la Auditoría determina que hay un involucramiento del exsecretario de acuerdo a la Ley de Responsabilidades
http://youtu.be/cCABbobHalw

Reiterando lo dicho en la tribuna durante la pasada sesión del Congreso de Jalisco, el diputado local por el Partido Acción Nacional (PAN), Luis Guillermo Martínez Mora, dijo ser el único secretario de Educación que no tuvo cargos de la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ).

Después de que Reporte Indigo señaló los gastos excesivos en giras con el entonces gobernador, Francisco Ramírez Acuña, el diputado local por mayoría relativa envió el lunes 25 de agosto a este medio una carta de aclaración, en donde menciona que a lo largo de su “trayectoria política, he pugnado por la transparencia y rendición de cuentas”.

De igual forma, el legislador panista señaló en la misiva que “los encargados de consultar costos y adquirir los pasajes de avión fueron responsabilidad única del despacho del gobernador en turno”, tratando de deslindar a la dependencia que estaba a su cargo, pero al mismo tiempo señala a la oficina del exgobernador, Francisco Ramírez Acuña, con quien se dice tuvo una ruptura recientemente. 

Sin embargo, en los expedientes de los que Reporte Indigo tiene copia, se señala que a la dependencia a la que se le enviaron los señalamientos fue a la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ), cuyo titular en ese momento era Luis Guillermo Martínez Mora.

De acuerdo con los oficios 6975/2004 y 1641/2006 de la Oficina del Auditor Superior, el panista realizó tres giras, la primera en el año 2003, en países de Centroamérica, y una segunda a Europa en el mismo año; mientras que en el 2004 viajó al continente asiático, donde se trasladó en vuelos Class Business y Premier, según refieren los documentos.

Con cargo a su dependencia

Pese al deslinde de responsabilidades expresado en la carta que envió el legislador a este medio, los mismos expedientes determinan que en virtud de la implicación del funcionario público en injustificaciones de gastos, existe un involucramiento de acuerdo a lo establecido en la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos.

Según la fracción uno del artículo 61 de dicha ley, todo servidor tiene la responsabilidad de “cumplir con la máxima diligencia el servicio que le sea encomendado, y abstenerse de cualquier acto u omisión que cause la suspensión o deficiencia de su servicio o implique abuso o ejercicio indebido de su empleo”, para salvaguardar la legalidad y honradez del cargo que ostenta.

En entrevista a modo de réplica con el actual diputado por el PAN, el funcionario reiteró que él no compró los boletos y fue la oficina del gobernador la encargada de las compras, aunque se negó a hacer un señalamiento directo sobre el gasto excesivo documentado por la ASEJ, pese a que Ramírez Acuña fue señalado por sus gastos en las giras realizadas.

“Fue señalado el licenciado Ramírez Acuña, pero nunca, en la historia de Jalisco, se trajeron tantas cosas, en el caso que a mí me toca, en Educación, nunca se habían firmado convenios e intercambios de becas con China, con la India, Singapur; fruto de los viajes”, dijo Martínez Mora.

Pero el mismo funcionario se contradijo al declarar que a pesar de que la oficina del gobernador realizaba las compras de los vuelos, era a los presupuestos de las dependencias a las que se les adjudicaban los pagos.

“Si bien es cierto la Secretaría Particular compraba los boletos, los cargos los hacían al presupuesto de cada dependencia, pero yo jamás compré”, respondió Guillermo Martínez Mora.

A pesar de lo dicho, el diputado local también argumentó que desconocía la existencia de expedientes que lo señalaban en gastos excesivos por parte de la Auditoría, destacando que, por el caso de la maestra Sagrario Domínguez, fue enterado y aclaró sus gastos, pero a la Contraloría del Estado.

“Jamás me preguntó la Auditoría, a mí, al respecto (del caso de Sagrario Domínguez). Jamás fui enterado por la Auditoria al respecto, espero, y yo exijo que me muestre la Auditoría los documentos donde yo firmé de recibido esos documentos”, sentenció el diputado local panista.

Pero de acuerdo con los oficios donde se señala al entonces secretario de Educación Jalisco, la dependencia dio respuesta a los señalamientos del organismo autónomo, por lo que el alegato de un desconocimiento por parte de Martínez Mora no concuerda con los expedientes.

“Respuesta de la dependencia: se adjunta copia del oficio S-101/06, mediante el cual el Secretario de Educación, remite mediante documento anexo la consideración a este asunto en particular”, especifica el oficio de la gira realizada en el continente asiático del 3 al 23 de junio en 2004.

Así mismo, para el viaje realizado en países de Europa, del 27 de septiembre al 4 de octubre del 2003, el expediente de la ASEJ dice que la SEJ respondió por medio del oficio S-1291/04, al igual que el viaje a Centroamérica. 

“Habrá una respuesta, porque yo jamás le respondí a la Auditoría, y jamás la Auditoría Superior me preguntó. Yo di respuesta a la Contraloría del Estado, en aquel entonces al contralor del estado, incluso verbalmente con el gobernador, le expliqué yo lo de ese gasto (el de Sagrario Domínguez)”, argumentó el exsecretario de la SEJ.

Aunque el diputado señala que la publicación de estos expedientes son parte de una estrategia en su contra por el intercambio de descalificaciones con la diputada local por el PRD, Celia Fausto, y sus críticas a la ASEJ.

“Realmente sé por dónde viene el tema, es una falsedad, y obviamente pues es parte de una reacción a quienes en especial, al PRD, yo he estado señalando como causante irresponsable de la crisis que el Congreso del Estado vive, porque sé perfectamente qué gente se está vinculado con ellos, es la que está mandando esta información”, indicó Martínez Mora.

El legislador señaló que se encuentra tranquilo ante los señalamientos, ya que nunca requirió disponer de “un peso o un centavo” del erario público”.

No sólo viajes, también desvíos

“Jamás por la Auditoría Superior fui notificado”, contestó el diputado local por el PAN en el Congreso del Estado de Jalisco, Guillermo Martínez Mora, a la pregunta expresa de haber sido requerido en algún momento y por algún caso durante su gestión como secretario de Educación en el estado.

Y es que de acuerdo con lo dicho por Martínez Mora, desconocía la existencia de los expedientes revelados por Reporte Indigo el pasado lunes 25 de agosto.

Niega que la dependencia a su cargo hubiera comprado los boletos de avión en clase premier y los altos gastos en taxis para sus giras en Centroamérica, Europa y Asia.

Aunque el expediente sobre el exsecretario de Educación no sólo señala dichos gastos cargados a la SEJ, sino también desvíos de recursos para la realización de eventos y compra de juguetes.

Es que de acuerdo con la solicitud 375088, de la partida 3603 por concepto de “Espectáculos Culturales” de la Secretaría de Educación, la dependencia facturó 885 mil 500 pesos al proveedor Banquetes y Fiestas de Occidente S.A. de C.V., según la factura 3142 del 28 de noviembre del 2003 por “comida para evento navideño”.

Pero los señalamientos realizados por ASEJ a dicho gasto fueron en función de que estos fueron cubiertos con recursos del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal, notificando a la dependencia educativa que por ordenamientos legales no se prevía que el destino de los recursos federales fueran utilizados para el pago de “comida para evento navideño”.

De igual forma, la solicitud 377206 de la misma partida detectó un desvío del mismo fondo educativo para el pago a Alejandro Tovar Macías, un importe de 466 mil 743 pesos el 2 de diciembre del 2003, por concepto de juguetes. Previendo, como lo anterior, que el fondo era destinado por la federación para esos gastos.

El titular de la Secretaría de Educación, en ese caso Guillermo Martínez Mora, según la respuesta señalada en los expedientes, emitió el oficio S-1291/04 con fecha del 11 de noviembre del 2004, donde se respondía que lo gastos se realizaron con la autorización del gobernador del estado.

Aunque la ASEJ concluyó que dicha respuesta no se solventaba toda vez que la Ley General de Educación precisaba que los recursos otorgados a las dependencias locales se condicionaban en que fueran gastados en “cumplimiento de los objetivos que para cada tipo de aportación establece esta ley”. Especificando que eran destinados para proyectos educativos y no en lo erogado por la secretaría que gestionaba Martínez Mora.