Dejando atrás sus rencillas del pasado, los alcaldes electos de Monterrey y San Pedro se reunieron para acordar trabajar de manera conjunta en proyectos de urbanidad vial y seguridad, principalmente.

El priista Adrián de la Garza, y el panista Mauricio Fernández se encontraron para comer e intercambiar inquietudes de coordinación, por ejemplo, para la realización de algunas obras públicas.

“Por lo pronto en el tema de vialidad. Debemos apoyarnos mutuamente para sacar adelante y destrabar, por el bien de los municipios y de la zona metropolitana, proyectos que deberíamos trabajar en conjunto en vez de que cada quien por su lado”, explicó Fernández.

Ambos describieron algunos planes y costos, como el caso de la interconexión de la Avenida Las Torres con Morones Prieto, cuya inversión sería de 600 millones.

De la Garza declaró que también atendieron el tema de seguridad, acordando estrechar la comunicación e intercambiar estrategias.

“Que haya intercambio también de estrategias de trabajo y operación. Todo este tipo de visión metropolitana obviamente va a ayudar al desarrollo de ambos municipios”, dijo De la Garza.

Referente a sus anteriores diferencias, cuando uno era procurador y otro alcalde de San Pedro, de la Garza explicó que “en el día a día pueden salir algunas asperezas”.

Fernández argumentó que pudieron haber tenido diferencias, pero es hora de cambiar la página y trabajar en beneficio de la comunidad.