Perfolat de México, del empresario tamaulipeco Luis Carlos Vizcarra y de María Cruz Campos Frías, recibió en 2019 dos contratos por más de 12 mil millones de pesos por parte de Pemex Exploración y Producción.

Los contratos 641009810 “Puesta en operación de las unidades productivas con apoyo de intervenciones a pozos en el Golfo de México” y 641009804 “Puesta en operación de las unidades productivas con apoyo de intervenciones a pozos en campos terrestres” fueron ganados en invitación restringida junto con Canamex Energy Holdings, S.A.P.I. de C.V., una de las empresas favoritas del sexenio de Enrique Peña Nieto, la cual se hizo con más de 25 licitaciones, muchas de ellas relacionadas a la perforación de pozos con el método de fracturación hidráulica para la extracción de gas shale, comúnmente conocido como fracking.

La propuesta conjunta ganó a finales de marzo del 2019 el contrato por seis mil 286 millones 740 mil pesos y el 30 de mayo otro por cinco mil 870 millones 440 mil pesos.

El problema radica en que la Coordinación de Procura y Abastecimiento para Exploración y Producción de Petróleos Mexicanos no tomó en cuenta que Perfolat de México junto a su filial American Oil Tool (de la que Pedro Luis Ramírez López fue socio fundador) y la holandesa Canamex Dutch dejaron “tirado” un campo terrestre ubicado en el Área Contractual Moloacán, que les fue otorgado para extracción.

El abandono del campo Moloacán, ganado en 2015, se dio en 2017 tras llegar a la conclusión de que “no era rentable”. Debido a esta situación, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) multó con 1.9 millones de dólares a Perfolat y a las demás empresas del consorcio por abandonar el contrato.

Pese a esto, la compañía del tamaulipeco fue premiada por Pemex con dos contratos multimillonarios, lo que los posiciona como una de las empresas más influyentes del sector y a sus dueños como magnates del petróleo en la época de la Cuarta Transformación del país.

El caso Diavaz en Pemex

A finales de octubre del año pasado se reveló que la todavía Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Santiago Nieto y la Fiscalía General de la República (FGR) investigaban el patrimonio de Juan Carlos Reyna Carrera, gerente de Supervisión de Proyectos de Infraestructura Estratégica en la Subdirección de Proyectos de Explotación Estratégica en Pemex Exploración y Producción (PEP) por enriquecimiento ilícito.

La investigación que inició con una denuncia ante la Secretaría de la Función Pública por parte de la Organización de Trabajadores Campechanos (OTC) señala que en al menos 10 licitaciones, Reyna Carrera usó su influencia para beneficiar a ciertas empresas mediante adjudicaciones “amañadas”.

Entre las empresas señaladas de haberse beneficiado por la influencia de Reyna Carrera se encuentra Constructora Subacuática Diavaz de Luis Vázquez, que en 2018 recibió varios contratos de Pemex Exploración y Producción por más de 10 mil millones de pesos.

A pesar de los señalamientos, algunos de los contratos de Constructora Subacuática Diavaz y Pemex siguen vigentes.

Además, Jorge Arturo García Hernández, presidente de la Organización para el Progreso Comunitario y Familiar del Carmen A.C. denunció que la Constructora Subacuática Diavaz adeuda más de 72 millones de pesos por concepto de riesgos de trabajo, enfermedades, maternidad, invalidez, retiro, cesantía en edad avanzada y prestaciones sociales al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

También puedes leer:

Los magnates con contratos multimillonarios en Pemex

Exploración y extracción de privados en Pemex