"Definitivamente es un dinero que quisiéramos ver utilizado en una cultura política, para que existieran mejores propuestas políticas, que en repetir lo mismo, pero con diferentes colores"

Gilberto Miranda

Politólogo


Para conservar el registro, cada partido debe alcanzar mínimo el 3 por ciento de la votación válida en la jornada electoral

En Nuevo León, 41 mil 506 electores prefirieron anular su voto antes que dárselo a alguno de los candidatos punteros de la pasada jornada electoral… y mucho menos pensaron en alguno de la llamada “chiquillada”.

Hay partidos que en los pasados comicios no pudieron aportar a la democracia de Nuevo León, y los números que arroja la Comisión Estatal Electoral lo reflejan, pues en los sufragios conseguidos en la contienda a la gubernatura se vieron bastante escasos. 

En sentido contrario a lo obtenido en las urnas, estos partidos dispusieron de millones de pesos de financiamiento público para sus respectivas campañas electorales.

Sin embargo, de poco les sirvió la fuerte “inversión” en promocionales para difundir sus propuestas. 

Se trata del Partido del Trabajo, el Partido de la Revolución Democrática, el del Movimiento Ciudadano, el de Cruzada Ciudadana, el de Morena, el Partido Humanista y el Partido Encuentro Social.

Cabe destacar que los excandidatos de Movimiento Ciudadano y Encuentro Social declinaron a favor del candidato independiente Jaime Rodríguez; sin embargo, hubo quienes de igual forma votaron por ellos, pues los votos se hacen válidos para que el partido pueda mantener su registro electoral. 

Tanto para tan poco

La pobre participación ciudadana a favor de estos siete partidos refleja que son más los millones derrochados que los sufragios obtenidos.

Y es que entre los siete, sólo acumularon la cifra de 55 mil 745 votos. El candidato ganador, Jaime Rodríguez, obtuvo 942 mil 836 votos.

De la cifra total, el partido que salió más alto en sufragios fue el Partido del Trabajo, con 14 mil 771 para su candidato Asael Sepúlveda.

Después se encuentran Movimiento Ciudadano, con 9 mil 989, que le dio la candidatura a Fernando Elizondo, quien se sumó casi al final de la campaña al proyecto del independiente Jaime Rodríguez.

Le sigue el Partido de la Revolución Democrática, con 9 mil 558 votos para su abanderado Humberto González.

El Partido Humanista en su debut lanzó a José María Elizondo, quien obtuvo un total de 6 mil 995 sufragios a su favor, seguido del Partido Encuentro Social, con 6 mil 934, para Raúl Guajardo, quien también declinó a favor de “El Bronco”.

Al final de la lista aparece el candidato del partido Cruzada Ciudadana, Luis Servando Farías González, con sólo mil 447 votos.

Es por eso que al no alcanzar el porcentaje requerido por la Ley General de Partidos Políticos, Cruzada Ciudadana estaría perdiendo su registro.

La Ley precisa que cada partido deberá de alcanzar un promedio mínimo del 3 por ciento sobre la votación válida en la contienda electoral.

El candidato a la gubernatura y fundador de Cruzada Ciudadana, Luis Farías, sólo alcanzó un promedio de 0.075 por ciento. 

Proceso histórico, pero…

Las pasadas elecciones fueron denominadas como históricas debido a que fue la primera contienda en la que al principio había 10 candidatos a la gubernatura.

Pero para Gilberto Miranda, politólogo egresado del Tecnológico de Monterrey, sólo los candidatos del PRI, el PAN, y el independiente, lograron enriquecer el proceso electoral.

“Más allá del discurso de que cualquiera tiene la posibilidad de competir, le ha aportado muy poco, por no decir casi nada, al proceso, al grado que serán más anecdóticas que sustanciales sus contribuciones”, dijo Miranda a Reporte Indigo para la publicación del pasado 28 de mayo.

“Es un falso pluralismo que no está enriqueciendo el proceso de Nuevo León. Nos encantaría que hubiera diferentes agendas alternas; es decir, opciones políticas que representen una verdadera agenda de sustentabilidad, ambiental, ambiental, género, y que hubiera opciones políticas que representen las minorías”.

Este derecho de presentar candidatos de estos siete partidos durante las campañas electorales, representó un alto gasto a los recursos públicos, en comparación a los resultados en votos reflejados en la Comisión Estatal Electoral.

Entre los siete candidatos se gastó más de 20 millones de pesos durante el proceso electoral.

Los organismos que más derrocharon fueron el Partido del Trabajo, con 8 millones 17 mil 760 pesos, para las campañas de sus candidatos; y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), con 8 millones 573 mil 473 pesos.

Es por eso que estos siete candidatos podrían ser más recordados por el amplio derroche de recursos públicos para su campaña, que la contribución a la ciudadanía.

“Definitivamente es un dinero que quisiéramos ver utilizado en una cultura política, para que existieran mejores propuestas políticas, que en repetir lo mismo, pero con diferentes colores”, enfatizó el politólogo. 

> La chiquillada ga$tadora

En su edición del 28 de mayo, Reporte Indigo adelantaba la mínima intención de voto que se perfilaba para los candidatos de los partidos “chicos”.