En el marco de la sucesión de Arturo Zaldívar al frente de la Suprema Corte de Justicia, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió que su sucesor sea honesto, pues considera que sigue habiendo mucha corrupción por limpiar en el Poder Judicial, incluso acusó a sus integrantes de actuar como empleados de intereses políticos y económicos.

“Quiero que sea una persona honesta, que aplique el Estado de derecho con dimensión social y que tome siempre en consideración, más que lo particular en cuanto a intereses empresariales, el interés público, el interés de los mexicanos y que no haya violación a derechos humanos”, dijo en su conferencia matutina del 17 de noviembre.

Aquella ocasión también consideró que “el ministro Zaldívar es una buena persona, es una gente íntegra, pero es un monstruo eso. Va a requerir ahí seguir limpiando, no cansarse de limpiar y hay que limpiar de arriba para abajo como se limpian las escaleras”, mencionó al  insistir que el Poder Judicial “es una estructura muy viciada” de corrupción y nepotismo.

El primer mandatario del país reiteró sus críticas el 25 de noviembre al aplaudir que las ministras Yasmín Esquivel, una de las aspirantes a relevar a Zaldívar, y Loretta Ortíz, quien rechazó contender por el puesto, votaron en contra de eliminar la prisión preventiva oficiosa para delitos fiscales.

“Hay quienes quieren el retroceso, retrogradar, que siga lo mismo de antes. Afortunadamente, ya la mayoría de los mexicanos quiere un cambio verdadero, no simulación, no gatopardismo, eso de que en apariencia las cosas cambian para seguir igual, no; hechos.

“Increíble, sólo dos mujeres. Por eso hay que seguir impulsando la participación de las mujeres. Mujer, más trabajadora, con más convicciones, más definida, más honrada que los hombres. Dos mujeres fueron las que votaron, dos o tres mujeres, todos los demás como empleados de los machuchones. Lamentable, de pena ajena”.

Sin embargo, cuatro días después, presumió que los ministros “no son como eran antes, empleados, subordinados al Presidente. Es un orgullo que ahora estemos viviendo un tiempo en que los ministros son libres. Ya sea porque no están de acuerdo con nuestro proyecto o porque tienen la arrogancia de sentirse libres”, dijo de manera contradictoria el presidente de México.

Te puede interesar:

Suprema Corte: sucesión de presidencia en juego

Piden transparencia de sucesión en la Suprema Corte