Aunque no de manera oficial, la quinta ola de COVID-19 llegó a México. Sin embargo, gracias a lo aprendido desde hace dos años y al elevado porcentaje de vacunación en el país, el aumento de casos en las últimas semanas no es sinónimo de muerte y saturación hospitalaria.

De acuerdo con el Informe Técnico Diario COVID-19 del 9 de junio emitido por la Secretaría de Salud, México acumuló hasta el jueves 5 millones 808 mil 696 casos y 325 mil 91 muertes por el virus proveniente de China.

Mientras que en las últimas 24 horas, se sumaron 6 mil 24 contagios y 36 muertes, lo que representa una tasa de letalidad del 5.59 por ciento

Este aumento en el número de personas infectadas se ha venido dando desde principios de mayo, cuando en la semana 19 del reporte técnico compartido por la Ssa se dieron 6 mil 351 casos.

A la semana siguiente, que fue del 15 al 21 del mismo mes, se registraron 7 mil 18 casos; para la semana epidemiológica 22, el número ascendió a 18 mil 539 casos.

A pesar del rápido incremento de personas afectadas por el SARS-CoV-2, el Gobierno federal, tanto en voz del presidente Andrés Manuel López Obrador, como del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, aseguraron que no hay de qué preocuparse.

El titular del Ejecutivo federal, incluso aseveró que México es un país bendito y aprovechó para atacar a sus adversarios, quienes dijo desean que sigan llegando olas de COVID.

“Afortunadamente no hay fallecimientos, decirle a la gente que no tenemos incremento en hospitalizaciones ni en fallecimientos. Claro que nuestros adversarios quisieran que viniera la quinta ola y luego la sexta y la séptima, pero México es un país bendito”.

Por su parte, el encargado de atender la pandemia, el doctor López-Gatell, dio una explicación más amplia al aclarar que esto que está sucediendo es normal, pues es parte de la evolución epidemiológica de la enfermedad.

“Lo que estamos viendo con la variante Ómicron lo vimos en todo el mundo, y eso es lo que va ocurrir, va a empezar a haber algunas oleadas que cada vez más van a entrar en una fase estacional, lo más probable entre octubre y marzo, y en uno o dos años ya tendremos cierta regularidad de esa presentación estacional”
Hugo López-GatellSubsecretario de Salud

No obstante, el subsecretario de Salud, aclaró que el COVID-19 no se acabará como tal, sino que se convertirá en una enfermedad, como la influenza, con la que aprenderemos a vivir.

“El estado endémico no debe pensarse como el fin de la epidemia. Nunca hemos dicho que se acabó.

“Lo que hemos dicho, igual que lo dicen las naciones europeas, la OMS y varios otros países, es que la epidemia, el estado inusual, la situación emergente, ya podríamos considerar que ya no es inusual, ya no es emergente y, de acuerdo a la historia de las enfermedades infecciosas, particularmente las transmitidas por vía respiratoria y de causa viral, tienden a permanecer por siempre ”.

Estados en alerta por COVID-19

Las entidades federativas que más se han visto afectadas por el repunte de casos de coronavirus son: Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León, Guanajuato, Jalisco, Tabasco, San Luis Potosí, Veracruz, Puebla y Sonora, que en conjunto conforman el 65 por ciento de todos los casos acumulados registrados en el país.

Sin embargo, en las últimas semanas, son: Ciudad de México (9,828), Sinaloa (3,198), Nuevo León (2,232), Baja California Sur (1,428), Yucatán (1,385), Quintana Roo (975), Baja California (845), Aguascalientes (554), Nayarit (386) y Colima (336) los que más casos activos acumulan.

El informe técnico semanal de la Ssa también revela que en las últimas cinco semanas, la mayor parte de las infecciones se han presentado en los grupos de 18 a 29 años, seguido del grupo de 30 a 39 años y 40 a 49 años. Además de que el 68 por ciento de las víctimas han sido del sexo masculino

Respecto a la disponibilidad hospitalaria, datos de la Secretaría de Salud muestran que se encuentra en 99 por ciento para la atención de COVID-19 grave, y que únicamente se encuentran ocupadas tres por ciento de las camas generales, por lo que el semáforo epidemiológico se encuentra en verde.

¿Qué pasó?

A pesar de señalar que los picos de contagios son normales y se seguirán dando hasta que la enfermedad se estabilice y se vuelva estacional, la Dra. María del Sol Alamilla, especialista de la Universidad La Salle, también reconoce que parte del problema fue que la población bajó la guardia desde hace varias semanas.

“Lo que pasó fue que regresamos a la dinámica habitual, todos se reincorporaron: los trabajadores, las escuelas, los restaurantes, los bares, los gimnasios, se reabrieron todos espacios, se dejaron de respetar los porcentajes de asistencia en los lugares e incluso el uso de mascarillas dejó de ser obligatorio.

“Desde los tres niveles de gobierno se mandó el mensaje de que la pandemia ya se había superado y todo eso también nos llevó a ver este repunte en los casos”.

También puedes leer:

Vacunación, clave para enfrentar la quinta ola de COVID

Origen del virus causa de COVID-19 permanece incierto