Él fue el encargado de dar el discurso inaugural en la primera asamblea interuniversitaria en la que participaron 7 mil estudiantes en las islas de la UNAM


”"Vimos

los policías arrojaban objetos, contrarrestábamos el ataque policiaco […] nos han cuestionado por cubrirnos el rostro, pero es por temor de que podamos ser perseguidos"” autor=”Sandino Bucio” puesto=””]

La detención de Sandino Bucio Dovalí tras las manifestaciones del 20 de noviembre en el Zócalo de la Ciudad de México no fue casual.

El joven activista estaba en la mira de las autoridades desde el 2012, cuando participó en el movimiento #YoSoy132.

Los policías federales que lo detuvieron respondían a ese seguimiento que los servicios de inteligencia han hecho del estudiante de Filosofía de la UNAM.

La ficha de Bucio –a la que Reporte Indigo tuvo acceso– ubica al estudiante como un activista con vínculos con grupos como la Red de Izquierda Revolucionaria del PRD y el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco.

Una historia de activismo

El nombre de Sandino Bucio se viralizó en redes sociales la tarde del 28 de noviembre, cuando sus compañeros de la UNAM grabaron en video su retención por parte de hombres vestidos de civil, que más tarde se identificaron como policías federales.

En una entrevista con Carmen Aristégui, Bucio reconoció que participó en las agresiones contra los policías, pero aseguró que fue como forma de defensa personal.

Pero el joven, nacido en el DF en octubre de 1989, no era un objetivo aleatorio.

Los servicios de inteligencia habían puesto énfasis en él desde que participó como uno de los principales organizadores del movimiento #YoSoy132 en 2012.

Aunque la ficha de las autoridades hace referencia a su padre, su hermana y su madre, es sobre esta última que se hace mayor hincapié.

Cristina Dovalí es identificada como parte del movimiento #YoSoy132 Académico.

El día en que fue detenido y liberado, Dovalí habló ante los medios de comunicación afuera de la PGR.

“Es importantísimo que los papás, no de los detenidos, no los desaparecidos que son los que siempre brincan, sino los papás de los que sabemos que están participando en las protestas justas y pacíficas… En cada marcha donde hay 5 mil estudiantes trabajando debe haber 5 mil papás apoyando”, dijo.

Su familia no niega el historial de activismo que el propio Bucio reconoció en las horas en que estuvo en la PGR.

“Hay una foto de él a los cinco años sentado en las piernas de Rigoberta Menchú. De los 14 a los 17 años alfabetizó en comunidades rurales en Michoacán, tiene premios de poesía, tres libros publicados, es lo más lejano a un vándalo, es un chavo artista, es pacifista”, dice su familiar.

Las fotos en el registro sobre Sandino lo ubican con una pañoleta en la cara solo en las protestas del 20 de noviembre y en una manifestación en junio de 2012 en el Zócalo, donde golpea un televisor al que se le pegó una fotografía de Enrique Peña Nieto.

Dan cuenta también de que estuvo en la toma de la caseta de peaje México-Cuernavaca, en marchas desde 2012 y en la toma de radio UNAM en octubre pasado.

Poesía y revolución

En la ficha que las autoridades tienen del activista, se incluye la marca, color y placas del carro que maneja, el cual estaría a nombre de su padre, Leonardo Bucio Montemayor.

Para los servicios de inteligencia, el exalumno del Centro de Capacitación Cinematográfica es catalogado como representante de la Acampada Revolución del Movimiento #YoSoy132 desde julio 2012.

Un familiar del joven confirma que Bucio estudió un año y medio en el CCC pero lo dejó porque se dio cuenta de que era una escuela para camarógrafos, no para el tipo de cine que él quería hacer.

A esta escuela, agregó, por generación solo ingresan 16 aspirantes de cada 600.

Cuando Sandino dejó esta institución en 2012, confirman tanto el expediente como el testimonio de su familiar, se dedicó a tiempo completo al movimiento #Yosoy132, además de escribir poesía.

Una cronología de sus movimientos

El seguimiento de la autoridad guarda un archivo fotográfico de su participación como coordinador de la Primera Asamblea Interuniversitaria del Movimiento #YoSoy132 en Ciudad Universitaria.

En junio de 2012, agregan, “trascendió que Sandino Bucio envió un documento al Gobierno del Distrito Federal para solicitar 800 mil pesos para realizar el concierto del Movimiento “#YoSoy132” México Ahora o Nunca en la Plaza de la Constitución, el 16 de junio, con la presencia del grupo Molotov”.

La familia del joven asegura el dinero no lo pidió él y que quien lo hizo fue expulsado del movimiento.

Las fotos de Sandino de esas fechas no coinciden con las que se integran en la ficha de inteligencia, lo cual sugiere que pudieron ser tomadas expresamente y no extraídas de sus redes sociales.

En julio de ese año integró la Comisión de Logística de la Asamblea General Interuniversitaria del Movimiento #YoSoy132.

Incluso, confirman también ambas fuentes, él fue el encargado de dar el discurso inaugural en la primera asamblea interuniversitaria en la que participaron 7 mil estudiantes en las islas de la UNAM.

Una vez pasadas las elecciones, en agosto de ese año, formó parte de la Marcha Nacional del Zócalo de la Ciudad de México a Los Pinos, convocada por el Sindicato Mexicano de Electricistas.

El documento coloca una cronología de sus asistencias a reuniones del movimiento #YoSoy132 y marchas entre julio de 2012 y noviembre de este año.

Se asegura que fue uno de los principales activistas del campamento Acampada Revolución 132, que se instaló en el Monumento a la Revolución después de las elecciones de 2012.

También se da cuenta de que en diciembre de ese año acudió con 170 integrantes de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México a la agencia 50 del Ministerio Público del GDF, para exigir la liberación de los detenidos de los disturbios del primero de diciembre, además de que participó en el Global Noise México Toma la Calle, realizado en el Monumento a la Revolución.