Al cierre de esta edición, la capital del estado de Oaxaca enfrentaba una dura disputa entre Francisco Reyes Cervantes y Javier Villicaña Jiménez. Con el 61 por ciento de las casillas computadas, el candidato del bloque PRI-PVEM aventajaba al candidato del PAN-PRD-PT por apenas 0.28 por ciento. 

Antes de la medianoche de los 25 distritos electorales disputados la coalición “Unidos por el Desarrollo” aventajaba en 15, la coalición “Compromiso por Oaxaca” triunfaba en nueve y la Unidad Popular en uno.

La jornada de de ayer no solo se caracterizó por la poca afluencia de votantes a las casillas electorales -la participación ciudadana rondó el 50 por ciento según datos del PREP del estado- sino también por las amenazas a candidatos de distintos partidos.

Reyes Cervantes denunció haber sido amenazado de muerte vía telefónica; el domicilio de Carmina Álvarez García, candidata del MC a presidenta municipal por San José Cosolapa, fue baleado, y en San Marcos Tlapazola, en Tlacolula, un grupo armado fue aprehendido tras encañonar a simpatizantes del PRI. 

La Fepade confirmó que al menos mil 100 boletas fueron quemadas en el municipio de Santo Domingo Petapa. En esa region fueron abiertas 44 averiguaciones previas y 33 actas circunstanciadas. 

Las elecciones oaxaqueñas además estuvieron marcadas por la toma de las estaciones de radio del estado que hicieron los maestros afiliados a la Sección 22 de la Coordinadora y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.