En estas elecciones en que el PAN asegura que según el PREP, ganó Baja California por un poco más de tres puntos, el PRI exige un “voto por voto” y Madero alega que esa práctica es ilegal. 

El PRI dice que el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) no es confiable, pero ante dimes y diretes, ayer empezaron a contar los votos en 12 de los 17 distritos de Baja California. 

Gustavo Madero, dirigente de Acción Nacional, dijo ayer tras el aval al recuento que esta acción es ilegal y empolva el ambiente electoral.

En entrevista para Radio Fórmula el líder blanquiazul se manifestó en contra del conteo y reiteró su confianza sobre el triunfo de la alianza en que participa su partido.

“Lo que están haciendo es empolvando mucho el ambiente, porque además lo están haciendo de manera ilegal. El recuento que está haciendo el Consejo Estatal Electoral violenta las disposiciones legales”, manifestó.

Durante la sesión permanente del Instituto Electoral celebrada ayer y el inicio del cómputo de las actas, el representante de Compromiso por Baja California (PRI-PVEM-PT-PES), Marcelo Machain, argumentó que se deben contar “voto por voto” ante las fallas del PREP.

Consideró que para transparentar el proceso electoral se deben  recontar todos los sufragios en la elección para gobernador, ya que no hay certeza de quién tiene la mayoría.

En respuesta, el representante de la coalición Unidos por Baja California (PAN-PRD-Panal-PEBC), consideró inviable la petición de apertura de paquetes electorales. 

Mencionó que ese supuesto solo aplica cuando hay irregularidades graves en el proceso electoral que pudieran influir en el resultado final o bien cuando hay una diferencia de menos de un punto porcentual entre un candidato y otro.

En este caso la diferencia es mayor, Baja California tiene gobiernos panistas desde 1989 y la popularidad de Kiko Vega como candidato superó la actuación de Castro Trenti, que llegó desgastado a la elección. 

Historia de negativas

Ya desde el domingo pasado y ante la inhabilitación del PREP, el priista Manlio Fabio Beltrones había pedido el “voto por voto” que su partido negó al candidato del Movimiento Progresista en el 2012. 

En el 2006 la elección de López Obrador también fue cuestionada. En ese entonces el PAN, que llevaba el segundo lugar con Felipe Calderón, se negó a aceptar el “voto por voto, casilla por casilla”.