Victoriosos o derrotados, algunos diputados locales que pidieron licencia para contender por un cargo de elección ya están en proceso de retornar al Congreso local.

A cuentagotas, los 12 diputados que se ausentaron para realizar una campaña con miras a la contienda del pasado 7 de junio están reanudando sus actividades legislativas.

El Congreso de Nuevo León está integrado por 42 diputados, y en la actual legislatura LXXII hubo el tradicional “chapulineo”, que provocó una desbandada.

Una vez pasadas las elecciones, los diputados tienen la opción de volver o no a sus responsabilidades. Sólo cuatro ya anunciaron que vuelven.

Desde el término del proceso electoral, los diputados, hayan ganado o perdido en el puesto por el que competían, pueden regresar a su curul para concluir el periodo legislativo que finaliza el 31 de agosto.

¿Quiénes se fueron?

La actual legislatura cuenta con 19 diputados del PAN, 16 del PRI, 3 de Nueva Alianza, 2 del PRD, 1 del PT y un independiente.

El legislador del Partido Acción Nacional, Braulio Martínez, pidió licencia de ausencia para contender por la alcaldía del municipio de Apodaca. Martínez perdió y ya ha anunciado su retorno en la presente semana.

Otro panista que solicitó licencia fue Luis Ángel Benavides, para irse a la contienda por el Ayuntamiento de Juárez, que perdió contra Américo Garza Salinas, de Encuentro Social.

El diputado Enrique Barrios, quien renunció al Partido Acción Nacional para integrarse al Partido Humanista y contender por la alcaldía de Monterrey, regresará derrotado por el priista Adrián de la Garza.

El independiente Jesús Cedillo se postuló para la Alcaldía de Santa Catarina con el partido Movimiento Ciudadano, pero perdió en las urnas ante el candidato del PAN, Héctor Castillo.

Cedillo y Barrios ya dieron a conocer su regreso. Benavides no ha emitido ningún oficio.

Algunos diputados de la bancada priista también chapulinearon y pronto tendrán que regresar a trabajar en las leyes del estado.

Daniel Torres se ausentó de su curul para lanzarse como candidato del PRI a diputado del distrito VIII federal en Nuevo León y ganó.

Ahora será decisión de el mismo Torres, si regresa al congreso o se toma ese tiempo, para prepararse para su nueva responsabilidad.

El diputado local del PRI, Édgar Romo, pugnó para ser diputado federal, para lo cual solicitó permiso de ausencia.

Romo ganó en las elecciones del pasado 7 de junio y podrá optar entre regresar o no al Congreso del estado.

Por su parte el diputado del Partido Verde, Ernesto Quintanilla, contendió para ocupar la Alcaldía de Cadereyta. Perdió ante el candidato del PAN, José Santiago Preciado y podría retornar a la labor legislativa.

Carlos Barona también dejó por unos días la curul de diputado para   participar como candidato a la Alcaldía de García; fue vencido por el independiente César Valdés.

El diputado del PRI Francisco Cienfuegos abandonó su posición para competir por Guadalupe, de donde ya es alcalde electo.

El diputado Juan Manuel Cavazos también contendió por una diputación federal, pero en su caso no pidió licencia porque no contaba con una suplente, pues ésta también se lanzó por una candidatura. Otro priista que retornará malogrado es José Antonio González

Compiten sin salir

El diputado del PRI Óscar Flores solicitó licencia en la época de definición de candidaturas, pero ya no se espera su regreso pues  ahora labora en el Ayuntamiento en Escobedo.

De Nueva Alianza, el legislador Juan Antonio Rodríguez solicitó permiso y se fue a pelear por la alcaldía de Linares y no tuvo suerte. Aún no ha anunciado su regreso. 

Tres que contendieron en la elección del 2015 por una diputación federal, pero que no se ausentaron de su encomienda para hacer campaña, son las panistas Blanca Lilia e Imelda Alejandro; ambas perdieron.

También el perredista Eduardo Arguijo tuvo que quedarse en el Congreso, al no contar con un sustituto, así que la campaña a una diputación federal, que perdió, la hizo desde el recinto legislativo.

El sentido de responsabilidad, o los nada despreciables 115 mil pesos mensuales que reciben de sueldo, influirá para que en los próximos días regresen todos los diputados ausentes.

De los 12 diputados locales que fueron elegidos en la elección del 2012 por los ciudadanos de Nuevo León y luego pidieron permiso para buscar otro puesto de elección en el pasado proceso, sólo cuatro han anunciado que estarán pronto cumpliendo con su encargo en el H. Congreso del estado.