A pesar de que en una reunión personal el jueves pasado, la secretaria del Ayuntamiento de Monterrey, Sandra Pámanes, informó a los vecinos de Brisas sobre la suspensión del proyecto inmobiliario Solaria, éste continúa sus trabajos a toda marcha.

De hecho, el martes pasado los vecinos decepcionados volvieron a bloquear el Boulevard Acapulco a la altura de Garza Sada, primero por 10 minutos y después por otros 5, hasta cuando se presentaron policías estatales de Fuerza Civil.

Los colonos insisten en que su único propósito es captar la atención de las autoridades, quienes sólo les dan largas o información falsa, cuando se puede constatar fácilmente que la construcción del proyecto Brisas sigue en pie. 

La Operadora Torres Brisas de Gonzalo Manuel Zambrano y Constructora Abraham Lincoln, filial de Vidusa, ahora se dedican a excavar en el predio donde sólo se les había autorizado el permiso de rasantes.

Debido a estos trabajos los vecinos volvieron a exponerse a la amenaza de un accidente vial por parte de los desesperados conductores.

En la página de facebook administrada por ellos mismos, “Apoyemos al Cerro de las Brisas”, piden una disculpa a la ciudadanía por entorpecer el tráfico alrededor de 15 minutos, pero advierten que es la única manera en la que pueden llamar la atención de las autoridades.

Y es que acusan al Municipio de Monterrey de proteger a las empresas constructoras, porque se demostró la violación del permiso de rasantes, así como una inclinación del predio de 55 grados, superior al 45 por ciento que marca la Ley de Desarrollo Urbano, pero nadie ha podido detener la maquinaria.

Esto nos remite a las amenazas por parte de personas armadas que recibieron los colonos, donde le expresaron a uno de los vecinos: “esto se hace porque se hace”.

Los vecinos de Brisas planean seguirse manifestando porque consideran una burla que las autoridades municipales les aseguren que se suspendió temporalmente el proyecto, cuando en realidad siguen trabajando. 

Es preocupante por el peligro al que se exponen los colonos bloqueando las calles, pues los conductores, con la intención de pasar a toda costa, han atentado contra la integridad de algunos habitantes de Brisas, en su mayoría gente de la tercera edad.