A partir del legado dancístico de Paul Taylor y de la música del compositor alemán Johann Sebastian Bach, el bailarín y coreógrafo mexicoamericano Francisco Graciano reunió a un grupo de bailarines guanajuatenses para presentar Bach, proyecto de danza.

“Estamos en el final del proceso creativo de la obra que dura 50 minutos, faltan algunos detalles por concluir, también falta limpiar y algunas situaciones en cuanto a detalles, pero estamos muy emocionados porque se está terminando”, asegura Graciano, en entrevista con Reporte Índigo.

Esta pieza, que forma parte de la programación de los 50 años del Festival Internacional Cervantino (FIC), se presentará en el Teatro Principal el martes 25 de octubre, a las 18:00 horas.

“Es muy emocionante estar de regreso aquí en México, es un honor estar participando en el Festival Cervantino. Mi papá era mariachi, entonces, me enseñó mucho sobre la cultura y me encanta todo lo que veo en México”, explica el también director del montaje.Además de tener un papá mariachi, quien murió hace 14 años, su hermana bailaba folclore mexicano, por lo que se siente muy cercano a la cultura de este país.

Además de tener un papá mariachi, quien murió hace 14 años, su hermana bailaba folclore mexicano, por lo que se siente muy cercano a la cultura de este país.

Graciano, quien creció en San Antonio Texas, Estados Unidos, recuerda que a los ocho años, durante el mes de la herencia hispánica, vio un show de danza que lo dejó impactado. Le sorprendía cómo se movían sobre el escenario, así que le dijo a su papá “yo quiero hacer eso” y él le respondió “para hacer eso necesitas ballet”.

“Viniendo de un padre con herencia mexicana y con cierto machismo, fue revelador que me permitiera estudiar ballet y, poco tiempo después, su mamá lo inscribió en clases de ballet”, recuerda el coreógrafo.

“Es muy emocionante estar de regreso aquí en México, es un honor estar participando en el Festival Cervantino. Mi papá era mariachi, entonces, me enseñó mucho sobre la cultura y me encanta todo lo que veo en México”
Francisco GracianoCoreógrafo

Con Bach, proyecto de danza, Francisco Graciano considera que la gente sí se podría enamorar de la danza, incluso, una de las ideas de este trabajo es educar y formar a bailarines y coreógrafos en Guanajuato, porque no existe una escuela profesional de danza.

“Bajo la dirección de Contenidos Artísticos, de la Compañía de Paul Taylor y en colaboración con el Instituto Estatal de la Cultura del estado de Guanajuato se hace esta coproducción para el FIC y, aunque los bailarines no son profesionales, sí se busca que el crecimiento de la danza en el estado sea una meta”, explica.

El público podrá ver cómo surge la danza a partir de la música en vivo, a través de seis bailarines y 12 músicos y cómo se mezclan hasta convertirse en uno mismo.

“Quiero llevar a la audiencia a mirarse a sí mismos a través de los bailarines que se estarán presentando en escena y que tengan la libertad de conectar con ellos. Además de que quiero que sea muy claro el sentido de identidad e individualidad de cada uno de los bailarines, pero dentro de una comunidad que se está creando”, comparte Graciano.

Él fue Paul de Taylor

Francisco Graciano también quiere compartir el legado de Paul Taylor como coreógrafo para todos los bailarines que están participando en Guanajuato.

“Taylor se consideraba un reportero, un mal espía, porque le gustaba mucho ver a la gente en la vida cotidiana. Con este trabajo quiero que se vea cómo se representa la vida en escena, porque eso también hacía Paul, tomaba pequeñas cosas sencillas de la vida y las transformaba en escena”, explica.

Agéndalo

Bach, proyecto de danza, que forma parte de la programación de los 50 años del Festival Internacional Cervantino (FIC), se presentará en el Teatro Principal el martes 25 de octubre, a las 18:00 horas

Te puede interesar: Danza y Trazos, de Taller de Dibujo de Figura Humana a exposición en Galería Excéntrica