El Estado Islámico gasta entre 3 y 10 millones de dólares mensuales para pagar salarios a sus militantes, su principal estrategia de expansión


"Es una amenaza tan seria, sino es que más seria, que Al-Qaeda. Es un ambiente peligroso, de una amenaza de larga duración"

Loretta Lynch

Fiscal general de Estados Unidos

https://www.youtube.com/watch?v=CJm9-dBy0Xo

Mientras las potencias occidentales se preguntan qué hacer, el grupo del Estado Islámico de Iraq y Siria (ISIS) consolida su califato.

Medios internacionales reportan que ISIS está apoderándose de territorios claves en Medio Oriente y obteniendo finanzas sólidas que le permiten ser un “Estado funcional”.

“De manera creciente, mientras se apodera de territorio y construye la capacidad para gobernar, el grupo se está transformando en un estado funcional que usa la extrema violencia, el terror, como una herramienta”, publicó The New York Times. 

ISIS se ha distinguido por sus medidas sanguinarias, como la decapitación en video de rehenes estadounidenses y británicos, el maltrato a mujeres y el asesinato a homosexuales. 

Además, su utilización de las redes sociales y la propaganda en Internet le han permitido desarrollar una estrategia de comunicación y reclutamiento que preocupa a las autoridades estadounidenses.

Es por ello que la fiscal general de Estados Unidos (EU), Loretta Lynch, reconoció en una entrevista que la agrupación terrorista es una amenaza mayor a la que esperaban.

“Es una amenaza tan seria, sino es que más seria, que Al-Qaeda. Es un ambiente peligroso, de una amenaza de larga duración”, declaró a ABC el pasado fin de semana.

“Ellos tienen más de 20 mil seguidores de Twitter que hablan inglés. ISIS se centra en conseguir que individuos lleven a cabo actos de violencia en su nombre, y luego se apuntan su responsabilidad”.

Incluso, algunos analistas empiezan a advertir que tal vez una victoria del grupo terrorista sea inevitable.

“Una victoria del Estado Islámico significaría que el grupo retuviera su poder en las áreas que ahora controla y que de forma exitosa venza los esfuerzos del exterior que buscan ‘degradarlo y destruirlo’”, escribió en Foreign Policy Stephen Walt. 

“Así que la pregunta es: ¿qué hacemos si el Estado Islámico se convierte en un verdadero Estado y demuestra verdadero poder de permanencia?”. 

Sus sólidas finanzas

Información del Gobierno de EU indica que ISIS se ha apoderado de ciudades clave en Siria e Iraq, además de tener células funcionales en 12 países de Medio Oriente.

“Aunque ISIS sí aspira a la expansión global, el grupo se ha enfocado a apoderarse de franjas de territorio que son ricas en petróleo, que entonces vende para incrementar su expansión”, reportó Business Insider. 

La Corporación Rand, una organización estadounidense que investiga políticas públicas, descubrió que en el 2014 ISIS obtuvo un rendimiento de 100 millones de dólares por la venta clandestina de petróleo, informó The New York Times.

Aun así, el petróleo no es el principal ingreso del grupo, pues el año pasado obtuvo utilidades de 600 millones de dólares por “impuestos” y extorsiones en los territorios que controla.

También generó 500 millones de dólares por robo de bancos en Iraq y 20 millones de dólares en secuestros. 

Con esto, el valor de los activos de ISIS era un estimado de 875 millones de dólares en junio del 2014.

La principal inversión de la agrupación y una de sus estrategias de crecimiento, agregó el diario neoyorquino, es el personal, pues gasta entre tres y 10 millones de dólares mensuales para pagar el salario a sus militantes

Líderes en alerta

Ante la creciente amenaza, Estados Unidos ha decidido aliarse con Turquía, un país que estaba renuente en participar en la alianza internacional contra la organización.

The Washington Post publicó que ambos países establecerían una zona área exclusiva en el límite entre Siria y Turquía para aumentar el alcance de los bombardeos.

El primer ministro de Reino Unido, David Cameron, también advirtió que él percibe una amenaza de ISIS a su país, bombardeará áreas en Siria.  Pero, pese a los bombardeos aéreos, algunos analistas temen que para derrotar a ISIS es necesario enviar tropas y enfrentar de forma bélica al grupo, algo que parece improbable porque los ciudadanos occidentales no apoyarían una guerra.

“Sólo una intervención extranjera de larga escala podría detener y finalmente eliminar al Estado Islámico, (pero) esto no pasará, a menos que una coalición de naciones árabes acceda a comprometer miles de sus propias tropas”, afirmó Stephen Walt.