-Siria: ¿armas químicas?
Según reportó ayer El País, un alto mando del ejército israelí, el general de brigada Itai Brun, comandante al cargo de investigación en el departamento de inteligencia militar de las Fuerzas de Defensa de Israel, dijo ayer que el gobierno sirio había empleado repetidamente armas químicas contra la población durante el mes pasado. En concreto, el régimen de Bachar al Asad habría usado el denominado como gas sarín, sustancia de  la que se supone tienen grandes reservas. Tras el anuncio, Israel está a la espera de la reacción de Barack Obama, que en agosto advirtió que “habrá enormes consecuencias si vemos que las armas químicas son utilizadas”.

-La mitad de NY, pobre 
Según un informe de Mark Levitan y del NYC Center for Economic Opportunity, en la Gran Manzana no todo es la opulencia de Wall Street. Así, el número de personas que se acercan o que rebasan el umbral de pobreza alcanza casi la mitad de la población. Un aspecto invisibilizado. En concreto, cerca del 46 por ciento de neoyorquinos ganaron menos del 150 por ciento de la cifra fijada como umbral de pobreza.

-Italia bajo ultimátum
El pasado sábado, los partidos tradicionales reeligieron a Napolitano como presidente de Italia cuando ya parecía que tampoco se iban a poner de acuerdo en esta cuestión –la otra es la formación de gobierno, que sigue sin resolverse–. Es la primera vez que un presidente de la República repite mandato. En su discurso del lunes, advirtió a los políticos que deben lograr llegar a acuerdos porque  así lo indicaron “taxativamente” los resultados electorales.

-Recortes sin fin
Recortar o no recortar, esa es la cuestión. El problema es que siempre se resuelve a favor de la primera opción. Así, aunque el ministro de Hacienda dijo hace 10 días que el gobierno no subiría los impuestos de nuevo en 2013, ayer Rajoy volvió a introducir la duda al decir que dependían de las previsiones de crecimiento y del déficit público. Además, anunció que habría recortes “en algunas partidas”, quizás pensiones o seguro de desempleo, lo que dará continuidad a las protestas.