5%

del PIB se destina a salud pública


"Considerar futuras medidades de austeridad debería dar más peso a las consecuencias no deseadas de salud mental que podrían resultar y a la comunicación pública de estas políticas y eventos relacionados"

Universidad de Pensilvania

Estudio sobre la austeridad

La situación de Grecia es, literalmente, deprimente.

Estudios con estadísticas oficiales revelan que el número de suicidios incrementó en 35 por ciento durante los dos primeros años de austeridad, en el 2009 y el 2010, informó Newsweek esta semana.

Además, agregó la revista, el porcentaje de griegos con depresión subió de 3.3 por ciento a 8.2 por ciento de la población entre 2008 y 2011.

A esta información, se suma un estudio de la Universidad de Portsmouth que encontró una correlación entre el recorte de gasto público y los suicidios en Grecia, según el diario The Guardian.

Esta pesquisa encontró que, por cada decremento del uno por ciento en el gasto gubernamental, subieron 0.43 por ciento los suicidios de hombres.

Uno de los coautores del estudio, Nikolaos Antonakakis, expuso al periódico británico que  551 hombres se suicidaron entre 2009 y 2010 “sólo por la austeridad fiscal”. 

El investigador explicó que los hombres entre 45 y 89 años son los más propensos a suicidarse porque son quienes más sufren los recortes a sus salarios y pensiones. 

Otra investigación de la Comisión Europea y dos universidades griegas en 2014 encontró que, tras el inicio de la austeridad, el número de visitas de emergencia a los hospitales subió 35 por ciento, en especial por ataques de ansiedad.

El problema es que, ante las políticas restrictivas, el gasto en salud pública pasó de representar el 9.3 por ciento del PIB, en 2012, a sólo cinco por ciento, en la actualidad.