La historia de Grecia tomará un nuevo rumbo con la llegada de Katerina Sakellaropoulo a la silla presidencial, pues será la primera mujer en estar al frente de un país que ha tenido como mayoría a hombres en los puestos políticos de alto nivel.

Como pocas veces se ha visto en los periodos de elecciones, gran parte de los partidos políticos griegos respaldaron y otorgaron su confianza a Sakellaropuolou, eligiéndola con 261 votos a favor, 33 en contra y seis abstenciones.

A pesar de que el nombramiento de la nueva ministra de Grecia es el parteaguas a otra forma de gobernar, su ceremonia de juramentación en Atenas tuvo un Parlamento casi vacío y fue transmitida en la televisión estatal como parte de las medidas que se implementaron para evitar la propagación del coronavirus (Covid-19).

Uno de los mayores retos a los cuales se deberá enfrentar Sakellaropuolou tras su llegada a la presidencia es buscar la manera de contrarrestar los efectos del Covid-19, ya que la nación griega hasta el momento ha registrado 331 casos de personas infectadas por el virus y cuatro defunciones, de acuerdo con los datos publicados por the Center for Systems Science and Engineering (CSSE) at Johns Hopkins University (JHU).

Para intentar disminuir el número de casos, el nuevo gobierno griego comienza a jugar sus primeras cartas y ha dado la orden de cerrar escuelas y universidades, cines, teatros, gimnasios y clubes nocturnos, además, pidió a la población que se quedara en casa para evitar las grandes concentraciones y por consiguiente, los contagios en masa.

Para Arlene Ramírez Uresti, internacionalista del Tecnológico de Monterrey, Katerina Sakellaropuolou llegó a la presidencia en una situación muy complicada a nivel mundial y regional. Asegura que los retos para la nueva ministra serán muy grandes en los próximos meses, ya que tendrá que enfrentarse al panorama que quedó después del Brexit y los reacomodos europeos, así como al coronavirus y la situación migratoria que en la actualidad aqueja al país.


Por otra parte, la internacionalista argumenta que la nueva presidenta deberá garantizar a la ciudadanía griega un aparato de salud pública que tenga la capacidad de respuesta que han tenido el resto de los países que conforman la Unión Europea (UE)

“Esta mujer se enfrentará a muchos retos, pues está al frente de un país que requiere de políticas públicas muy contundentes y un sistema de Estado bastante eficiente. Lo que ella tiene a su favor en este contexto tan complicado, es que llega apoyada por un grupo de políticos importantes. Katerina Sakellaropoulo no solo tiene un compromiso histórico al ser la primera presidenta de Grecia, sino que debe lograr acuerdos con otras naciones que le permitan trabajar y lograr los objetivos que tiene planteados en este primer tramo de gobierno”, explica Ramírez Uresti.

Camino arduo para Katerina Sakellaropoulo

Katerina Sakellaropoulo quien tuvo una gran trayectoria como consejera, vicepresidenta y presidenta dentro del Consejo de Estado griego, ocupará el lugar que fue del político conservador Prolopis Pavlopoulos por los próximos cinco años.

Además del coronavirus, la migración es otro de los problemas a los cuales se enfrentará la nueva ministra durante su mandato.

Esto como consecuencia de que Turquía declarara hace unas semanas que sus fronteras con Europa estaban abiertas y alentara a miles de refugiados y personas migrantes de ingresar a Grecia. Resolver de la manera más conveniente los frecuentes enfrentamientos entre los guardias fronterizos griegos y las personas que intentan escapar de la guerra que se ha suscitado en países de Medio Oriente es una de sus principales tareas a mediano plazo.

La internacionalista, Arlene Ramírez asegura que para resolver adecuadamente los conflictos migratorios, la representante de Grecia deberá alinearse a las políticas migratorias que mantiene la UE.

“A Grecia le conviene más una visión conjunta que humanitaria, Sakellaropoulo no se puede ir por la libre, porque la nación está comprometida en términos económicos con la zona euro. Se sabe de antemano, que la república helénica no tiene la capacidad de solventar el número de migrantes que intentan entrar por la frontera”, explica Ramírez Uresti.

Confianza al máximo

La llegada de Katerina Sakellaropoulou ha sido positiva para algunos líderes de todo el mundo, quienes le han estado enviando cartas de felicitación y mensajes por su nuevo cargo.

El presidente de China, Xi Jinping felicitó a la nueva ministra por su toma de posesión y en el mensaje aseguró que la nación asiática y la república helénica siempre han sido amigos de beneficios mutuos y cooperación ganar-ganar.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos dijo que “las relaciones entre Grecia y Washington nunca fueron mejores. Tengo muchas esperanzas de que sigan creciendo en todos los aspectos, desde nuestra excelente cooperación en defensa, seguridad y energía, hasta nuestros fuertes lazos económicos y los lazos entre nuestros pueblos “.

Por su parte, la reina Isabel II también felicitó a Sakellaropoulou y agregó que “el Reino Unido espera celebrar el 200 aniversario de la Revolución griega el próximo año”.

Ante la cantidad de elogios que la nueva presidenta de Grecia ha recibido en los últimos días, Arlene Ramírez comenta que para mantenener al margen los niveles de confianza que le tienen otros países será necesario que el Estado griego comience a avanzar hacía un sistema en donde la participación de Grecia se estabilice en Europa después de todos los paquetes económicos y préstamos internacionales que se le han concedido para poder abatir la crisis.

“Katerina Sakellaropoulo deberá asegurarse de tener la solvencia económica para que Grecia pueda mantenerse en pie, pueda generar sus propios recursos y deje de depender tanto de otros países de la Unión Europea”.

Trayecto de vida

Katerina Sakellaropoulou nació el 30 de mayo de 1956 al norte de la ciudad portuaria griega de Tesalónica. Estudio Derecho en la Universidad Nacional y Kapodistrian de Atenas y completó sus estudios de posgrado en Derecho Público en la Universidad París-Sorbona II.

A mediados de la década de 1980, fue admitida en el Consejo de Estado, el tribunal administrativo más alto de Grecia y fue ascendida a consejera en el 2000. Para octubre del 2015, fue nombrada como vicepresidenta y en 2018 se convirtió en la presidenta de dicho consejo al ser elegida por unanimidad.

El 15 de enero de 2020, fue nominada por el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis para asumir la presidencia de la República Helénica y el 22 de enero, el Parlamento de Grecia aprobó mayoritariamente su nombramiento.

Sakellaropoulou ha mostrado gran interés en temas relacionados a las libertades civiles, los problemas ecológicos, los derechos de las minorías y las personas refugiadas. Desde 2015, también se ha desempeñado como presidenta de la Sociedad Helénica de Derecho Ambiental.

También puedes leer: Génesis de los Juegos Olímpicos en Grecia