100,000

Millones de dólares destinan los países del G-20 para apoyar a los países más necesitados


Los líderes del G20 plantearían una reforma al sistema monetario internacional para reducir la dependencia mundial en el dólar estadounidense

http://youtu.be/pWDDdGqi8to

La reunión de los líderes  de las 20 economías más poderosas del mundo se traslada a Rusia para debatir a partir de mañana el estado de la economía mundial… y quizá, también, sobre un posible ataque a Siria.

Los países miembros de este grupo concentran aproximadamente el 80 por ciento del Producto Interno Bruto mundial, y sus líderes se reúnen tradicionalmente una vez al año para consultarse en temas relacionados con el sistema financiero internacional; los ministros de finanzas de estos mismos países suelen juntarse múltiples ocasiones durante el año.

Este año, los líderes del G20 se reunirán para discutir el 4 y 5 de septiembre en San Petersburgo, Rusia. 

Una de las propuestas a tratar será la reforma del sistema monetario internacional, con la idea de reducir la dependencia mundial en el dólar estadounidense y ayudar a estabilizar los tipos de cambio volátiles, como es el caso de Brasil, Indonesia e India. 

El 1 de enero del 2013, la presidencia del Grupo del G20 pasó de México a Rusia, y el presidente ruso ha establecido un ambicioso conjunto de prioridades para la cumbre de San Petersburgo. 

Sin embargo, se especula si aquí se tratará el preocupante tema de Siria, pues hasta ahora el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no ha tomado su decisión final de interferir y entrar militarmente al conflicto.

Evasión fiscal

A principios del año, el G20 pidió a las economías que forman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que pusieran en marcha un plan para poder combatir la evasión de impuestos. 

Así se dio a conocer el informe llamado Erosión de la Base y Desplazamiento del Beneficio (BEPS, por sus siglas en inglés), donde se aborda la forma en la que las empresas pagan o evaden sus impuestos y la forma en que el sistema sea más justo.

En ocasiones las empresas multinacionales no pagan impuestos en el país en donde se obtuvo el dinero, optando por pagarlo en otro país. 

Por lo tanto, durante el año, se ha estado intentado una transparencia absoluta en la cantidad y la forma en que determinada empresa paga sus impuestos.

Los ministros de finanzas del G-20 ya comenzaron con este proceso; sin embargo, para que realmente se lleve a cabo es necesario que los jefes de Estado del G-20 también hagan una declaración fuerte a favor.

Son los países pobres los que se encuentran en mayor riesgo. Se estima que una cantidad de 160 mil millones de dólares se pierden cada año debido a la evasión de impuestos. 

Esa cifra es mucho mayor a lo que los países en pobreza extrema reciben de ayuda, y el 80 por ciento de lo que las Naciones Unidas estiman que necesitan para cumplir con sus objetivos de desarrollo para el 2015. 

Tan sólo en México, el 60 por ciento de los trabajadores forman parte de la economía informal. Desgraciadamente, el BEPS no podrá arreglar todas las fallas del sistema fiscal internacional, sin embargo, de llevarse a cabo, esto podrá hacer un cambio significativo para las economías que necesitan apoyo, los países en desarrollo y las finanzas internacionales.

Fomentar crecimiento y el empleo

Al ascender a la presidencia del G20, Rusia anunció que sus objetivos eran el desarrollo de medidas para estimular el crecimiento económico y la creación de nuevos puestos de trabajo. 

Fundamentalmente, los medios para lograr estos objetivos son mediante el fomento de las inversiones y una regulación eficaz que aumente la confianza y la transparencia del mercado internacional.

Para fomentar el crecimiento se tratará el tema sobre incentivar la promoción de empleo internacional, de tal forma que se faciliten las visas de trabajo y el fortalecimiento de los acuerdos multinacionales del comercio externo. 

Esta es la primera vez que los funcionarios públicos de diferentes países trabajarán juntos con un nuevo enfoque en el que se coopere conectando cuestiones de política macroeconómica y financiera con las tareas de protección y la creación de más puestos de trabajo social, así como permitir la discusión de medidas para promover el empleo de los jóvenes y los grupos vulnerables de personas.

Economías en desarrollo

Otro punto importante a discutir es sobre brindar la ayuda necesaria a las economías en desarrollo. 

El ministro financiero de Rusia, Sergey Storchak, afirma que los países del G20 gastan hasta 100 mil millones de dólares anuales para apoyar a las economías en desarrollo, y Rusia contribuye con 500 millones. 

Esta ayuda está principalmente dirigida a la crisis de la Eurozona y a Asia Central, no obstante existen otros países que pueden ser receptores del apoyo económico y que lo requieren de la misma manera, incluyendo el sudeste de Asia, el Medio Oriente y los territorios africanos.