La economía mexicana no le está siguiendo el paso a las otras naciones que integran el G20.

Los resultados de la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de estas 20 naciones en el cuarto trimestre de 2021, medidos por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), reflejan que México es el país más lejano a recuperar los niveles que tenía previo a la pandemia de COVID-19.

De hecho, el país no registró crecimiento en el cuarto trimestre de 2021, pese a que en el trimestre anterior se registró una contracción de 0.7 por ciento.

A través de un reporte publicado esta semana, la organización internacional señala que, en su conjunto, muchos países del G20 registraron un mayor crecimiento en el cuarto trimestre de 2021 comparado con el observado el periodo anterior.

0.0
por ciento fue el crecimiento que registró México en el cuarto trimestre de 2021, de acuerdo con cálculos de la OCDE

Estados Unidos, por ejemplo, registró un crecimiento del orden de 1.7 por ciento los últimos tres meses del año pasado, mientras que en los tres meses previos se observó una expansión de 0.6 por ciento. En el caso de China, el crecimiento del PIB se reportó en 1.6 por ciento en el último trimestre del 2021, frente al 0.7 por ciento del periodo inmediato anterior.

Otro país en el que se observó una expansión en su PIB fue en Indonesia con 3.9 por ciento en el cuarto trimestre, en tanto que en el tercer trimestre observaron un “débil” crecimiento de 0.1 por ciento. Cabe destacar que el crecimiento de este país registrado en el último trimestre medido por la OCDE supera, por primera vez, al nivel previo a la pandemia.

En el otro lado del tablero se encuentran los países que registraron una desaceleración en su crecimiento, por ejemplo, India creció 1.8 por ciento en el cuarto trimestre, cuando en el trimestre anterior su economía avanzó 13.7 por ciento. La Unión Europea también tuvo un lento desempeño los últimos tres meses del año con un crecimiento de 0.4 por ciento, frente al 2.2 por ciento del tercer trimestre.

La OCDE destaca el caso de Alemania, la economía más grande de la Unión Europea, misma que registró una caída de 0.3 por ciento en el cuarto trimestre.

Cabe destacar que el PIB de los países que conforman el G20 cubre aproximadamente el 80 por ciento del PIB mundial, por ello el crecimiento económico del área del G20 proporciona un indicador de lo que ocurre a nivel mundial, mientras que el PIB de las naciones que integran la OCDE representa el 45 por ciento.

La OCDE no ha sido el único organismo con expectativas reservadas ante la economía del país, el Banco Mundial, por ejemplo, espera que para este año la economía mexicana crezca a un ritmo de tres por ciento, en tanto que para 2023 se espera un crecimiento de 2.2 por ciento.

En aquel momento, el organismo internacional sugirió llevar a cabo diversos cambios enfocados en incrementar la inversión en el país, disminuir la informalidad laboral, incrementar la inclusión financiera, mejorar la capacidad de recaudación y disminuir los índices de desigualdad. Desde 2015 los índices de inversión en el país se mantuvieron “planos” para en 2019 continuar con una senda descendente.

Advirtió que México podría tomar ventaja de la recuperación económica que está experimentando Estados Unidos y la reorganización que ocurre en las cadenas de suministro globales en torno a países cercanos a los mercados de consumo.

Asimismo, señaló la importancia de continuar con el proceso de transformación fiscal con la ampliación de la base de contribuyentes, además de fortalecer los impuestos subnacionales, así como dar certidumbre a los inversionistas nacionales y extranjeros, enfocarse en reducir la informalidad que sigue siendo alta y que también deriva en una baja productividad.

En 2020 la economía mexicana se contrajo 8.3 puntos porcentuales, además el Producto Interno Bruto (PIB) podría presentar un crecimiento de 6.2 por ciento en 2021 y del orden de cuatro por ciento para el próximo año, de acuerdo con pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Autoridades financieras mexicanas han señalado que para acelerar la recuperación económica previo a la pandemia por COVID-19, el Gobierno federal se enfoca en la inversión en proyectos de infraestructura y el despliegue de una red de protección social universal que detona el crecimiento económico en todo el país, pero que también contribuye a integrar a las regiones más rezagadas en México.

También puedes leer: La sombra de la desaceleración en la economía mexicana