Nos guste o no, los millennials han transformado la manera de consumir productos y servicios, las tarjetas de crédito son un claro ejemplo de esto, pues los jóvenes cada vez se siente menos atraídos por esta clase de plástico bancario.

Sólo uno de cada tres millennials en Estados Unidos utiliza tarjetas de crédito, a diferencia de los estadounidense de mayor edad, según datos de una encuesta realizada por Bankrate.com, el sitio de internet que ayuda a las personas a mejorar sus finanzas personales.

Y no sólo eso, datos de la Reserva Federal de Estados Unidos muestran que el grupo de personas entre los 18 y 24 años prefieren realizar pagos en efectivo más que cualquier otra generación; además que las únicas tarjetas que poseen son de débito o prepago.

Los expertos financieros aseguran que es el miedo a la deuda lo que explica el porqué los jóvenes se están alejando del crédito. Y no es para menos, pues los millennials comenzaron su vida universitaria o laboral con la gran recesión económica de hace una década.

Te puede interesar: ¿ADIÓS A LOS BANCOS?

Sin embargo, diversos analistas han calificado como un error que los jóvenes se alejen por completo del crédito, pues un buen historial crediticio los enseña a ser responsables y puede traerles importantes beneficios en el futuro.

Por ejemplo, para solicitar un préstamo para comprar un automóvil o una casa, es necesario tener un buen historial crediticio. Los millennials pueden argumentar no estar interesados en adquirir patrimonio, pero hasta para adquirir teléfono móvil bajo un plan es necesario contar con este aval.

Los analistas recomiendan a los jóvenes cambiar el miedo a las tarjetas de crédito por una mejor educación financiera, pues si bien es cierto que esta clase de tarjeta puede ser una pesadilla si no se utiliza bien, también puede ser un fuente de beneficios bien utilizada.

De momento, los bancos le apuestan al tiempo como su mejor aliado, pues prevén que un par de años los jóvenes se den cuenta que el crédito es necesario para adquirir ciertos servicios o productos clave para la vida adulta.

Relacionado: MILLENNIALS, UN DESASTRE CON LAS FINANZAS PERSONALES

En México, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) ha hecho un par de recomendaciones a los jóvenes que obtienen su primera tarjeta de crédito.

Primero, no confundir la tarjeta de crédito con una fuente inagotable de dinero, pero principalmente, no ignorar el fantasma de los intereses.

Y segundo, los millennials no deben conformarse con realizar el pago mínimo de la tarjeta, pues esta práctica sólo hará que los intereses de su deuda aumenten de manera eterna.