"La verdad es que estoy muy satisfecha, porque una plata es producto de todo lo que he pasado"

Ana Lilia Durán

Medallista mexicana

Llegó a Nanjing con la esperanza de colgarse una presea, y se irá de aquella ciudad china con la satisfacción de haber cumplido con su objetivo.

Ana Lilia Durán alargó el buen momento del deporte mexicano en los Juegos Olímpicos de la Juventud, tras conquistar la tercera presea para la delegación nacional.

La bajacaliforniana de 17 años de edad, se colgó la presea de plata en la disciplina de halterofilia, al levantar un total de 210 kilogramos, en la categoría de 63 kilos.

Durán tuvo seis levantamientos, de 85, 88 y 90 kilos de arranque y 115, 118 y 120 de envión, con los que sumó los 210 que le dieron el segundo metal plateado para México en estos juegos.

El oro de la competencia fue para la egipcia Sara Ahmed con 228 kilogramos, mientras el bronce lo obtuvo la ucraniana Sofiya Zenchenko 208 kilos.

Las deportistas mexicanas continúan figurando, ya que de las tres medallas que han caído hasta el momento, dos las han conquistado mujeres.

“La verdad es que estoy muy satisfecha, porque una plata es producto de todo lo que he pasado. He luchado por estar en el pódium, estoy muy contenta.

“Tenía ganas de llorar por lo contenta que estoy, nunca pensé que pudiera llegar tan lejos en unos Juegos Olímpicos, esto tiene un significado muy especial”, dijo la atleta mexicana.

Los Juegos Olímpicos de la Juventud continuarán hasta el próximo 28 de agosto, por lo que la esperanza de aumentar la cosecha de preseas para nuestro país continúa.