IRAQEU

IRAQEU

Ponen ‘play’ al terror

El periodista James Foley, de 40 años, apareció frente al mundo tras estar casi dos años secuestrado, sólo para expresar que moría deseando “no ser estadounidense”. 

Foley se desempeñaba como reportero independiente para GlobalPost y AFP cuando lo secuestraron en Siria. 

“Pocas semanas después de su desaparición, en 2012, los familiares y amigos de James habían iniciado una campaña para pedir su liberación”, informó ayer BBC Mundo.