ANUNCIO

INFORMECHILCOT

INFORMECHILCOT

‘Dispara’ informe a Blair

La decisión fue un error. La información de inteligencia en la que el primer ministro de Reino Unido, Tony Blair, se basó para invadir Irak junto con Estados Unidos estaba equivocada.

No sólo eso.

La ocupación no era la última opción para evitar la guerra. Sadam Husein, el presidente iraquí, no representaba –como se dijo- una “amenaza inminente”.
Quizás en lo único que atinó la inteligencia británica fue en definir a Husein como un “brutal dictador”.