FUNDIDORA

FUNDIDORA

Comercializan con empresa el Fundidora

La comercialización del Parque Fundidora para eventos privados se realiza a través de una compañía que cobra entre el 10 y el 15 por ciento de comisión por sus servicios.

Los particulares interesados en rentar espacios del parque deben de hacerlo –no en la dirección del Fundidora- sino a través de la empresa Cinco Catering, S.A. de C.V.

Esta compañía está a cargo de la comercialización del Parque Fundidora y de foros como Nave Lewis, Sopladores y Parque Acero.

FUNDIDORA

Denuncian bloqueo del Fundidora

La empresa Hot Ticket denunció ayer que ha sido bloqueada por el Parque Fundidora por presiones de la compañía Ocesa, para impedir la venta de boletos de los conciertos masivos que se organizan en este recinto público.

Alberto y Armando Serna, fundador y director de Hot Ticket, aseguraron que su empresa ha sido vetada por la dirección del Parque Fundidora con el propósito de favorecer a su competidora Ticketmaster, que se dedica a la venta de boletos de eventos y es filial de Ocesa.

FUNDIDORA

‘Showbusiness’ exclusivo en Fundidora

El Parque Fundidora será explotado como sede de conciertos masivos de manera exclusiva por dos empresas de entretenimiento.

Operadores del Parque favorecen a las compañías Apodaca Entertainment y Ocesa en la organización de festivales de música dentro de las instalaciones de este parque.

En el medio del showbusiness regiomontano aseguran que existe un acuerdo de exclusividad, no escrito, entre el Parque Fundidora y la empresa filial de Representaciones Apodaca Music, que encabeza el empresario Óscar Flores Elizondo.

FUNDIDORA

Parque Fundidora S.A.

El Parque Fundidora es el espacio público recreativo por excelencia de los regiomontanos, pero es una vocación que hoy está en riesgo por la cada vez mayor intromisión de empresas privadas en la explotación de este lugar.

La tentación para sacar utilidad de este parque público ha existido desde que se recuperaron para el Estado los terrenos de la extinta planta Fundidora de Monterrey, en los años 80´s.

Durante el sexenio del gobernador priista Sócrates Rizzo se firmaron las primeras concesiones por 50 años, para que particulares hicieran negocio con esta reserva territorial.