CALLCENTERS

CALLCENTERS

Llamada de auxilio

Durante seis horas al día, Héctor, un joven de 19 años de edad, está pegado al teléfono. A veces los clientes se desesperan y le cuelgan. A veces tiene éxito y logra solucionarles el problema. Así durante seis días a la semana. A cambio, recibe una paga de mil 800 pesos cada quincena, mientras espera ingresar a estudiar mercadotecnia.

Laura, de 19 años, no terminó la preparatoria e Itzel, una joven en los 20, estudia en la Universidad de Guadalajara. Por lo pronto, ellas, como Héctor, trabajan también en un call center, una empresa especializada en atención a clientes.