El gobernador de Nuevo León, Samuel García, aseveró hoy que, de acuerdo con proyecciones de crecimiento poblacional, la entidad podría pasar de los 10 millones de habitantes en los próximos 10 años, situación que debe ser capitalizada para el desarrollo económico del estado.

En rueda de prensa, García Sepúlveda recordó que la entidad creció un 40 por ciento con respecto su población desde 2013, fenómeno influenciado tanto por la tasa de natalidad como por los desplazamientos migratorios de personas que, por motivos de trabajo, optan por residir en Nuevo León.

“A como pinta la cosa, si hacemos la secuencia exponencial de población con esto que viene, volveremos a crecer 45 por ciento en los siguientes 10 años; es decir, vamos a ser entre nueve y 10 millones de habitantes para 2032“, adelantó el mandatario estatal.

‘No podemos estar un minuto más peleados’

Durante un evento en colaboración con la ONU, en el que García firmó el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo de México (PNUD), junto con otros funcionarios, el gobernador afirmó que se aproxima un “boom” social y económico para la entidad, por lo que Nuevo León debe prepararse tanto en lo social como en lo político.

Para ello, insistió, los actores políticos del estado no pueden seguir “perdiendo el tiempo” en conflictos internos, tal y como él mismo protagonizó con diputados y alcaldes de la oposición en meses recientes, situación que retrasó la entrega del Presupuesto 2023 y creó una crisis de gobernabilidad pocas veces vista en la entidad.

“Es un reto que no permite un minuto más peleados, sin comunicarnos, perdiendo el tiempo; esto trae consecuencias, y tenemos que desde ahorita planearlo (…) Esos tres millones de habitantes que van a llegar por el éxito económico de Nuevo León van a requerir servicios de agua, educación, vivienda y salud“, advirtió García, quien también se refirió al aumento poblacional como un “happy problem”.

En Palacio de Gobierno, la administración de Samuel García y representantes del Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas firmaron un convenio de colaboración para compartir ideas y programas elaborados con el propósito de mejorar la calidad de vida de la población, sobre todo en los rubros de alimentación, salud, educación, ingresos y vivienda.

El documento fue firmado por el propio García, así como por la secretaria de Igualdad e Inclusión, Martha Herrera, y por el representante en México del organismo internacional, Lorenzo Jiménez de Luis.

Durante el evento, García afirmó que otros estados se encuentran “copiando” programas generados desde la entidad, usándolos como ejemplo de buenas prácticas en materia social.