Las redes sociales se han convertido así en el escaparate de la discusión de las leyes anticorrupción, donde cada actor se verá obligado a exponer sus posturas y defender sus puntos de vista


“Yo creo que estos mecanismos de Parlamento Abierto que ahora están de manera incipiente arrancando con este debate, van a llegar para quedarse y van a dar un giro de 180 grados a la forma de hacer política legislativa”

Armandos Ríos Piter

senador del PRD

El ya de por sí histórico debate por las leyes anticorrupción, sumó otro elemento que cambiará la vida del Congreso en el país: la apertura de las discusiones a través del Parlamento Abierto.

Las redes sociales se han convertido en los cómplices de la oposición para hacer públicos los debates que, en otro tiempo, se hubieran realizado a puerta cerrada.

Ahora, aunque no haya transmisión en tiempo real por los canales oficiales o medios de comunicación tradicionales, las herramientas de video de redes como Facebook o Periscope permiten que los ciudadanos sean testigos de los debates y posturas de cada actor, en cada tema, en el momento en que suceden.

Armando Ríos Piter, senador por el PRD, se ha convertido en el pionero de esta práctica, pues ha transmitido de manera íntegra las reuniones donde se ha discutido la construcción de las leyes secundarias en materia anticorrupción.

Otros senadores del PAN y el PRD también han impulsado este modelo en el Senado.

La figura del Parlamento Abierto significa que las actividades del Congreso de la Unión y el manejo de sus finanzas y recursos sean completamente transparentes a la ciudadanía.

El modelo se aplica en varios congresos del mundo. En México, el Congreso de la Unión suscribió la Alianza para el Parlamento Abierto donde ambas cámaras se comprometieron con organizaciones civiles a abrir las labores legislativas.

De manera especial, las organizaciones de la sociedad civil y senadores de oposición han pedido que la construcción de todo el Sistema Nacional Anticorrupción se realice bajo esta figura.

Esto significaría que todos los debates serían públicos, transmitidos por todos los medios posibles, y la documentación base de la discusión será publicada en sitios de internet para que sea accesible, además de las versiones estenográficas y los comparativos necesarios.

Pacto a medias

Aunque todas las bancadas aprobaron el acuerdo para llevar a cabo este debate con el modelo de parlamento abierto, en los hechos, el pacto se aplicó a medias.

Las primeras sesiones de trabajo técnico no fueron transmitidas por el Canal del Congreso, ni siquiera en su página web, ni por ningún otro canal oficial del Senado de la República; tampoco se hizo una convocatoria a los medios de comunicación para acudir al desarrollo de las mesas.

La razón para querer tratar el tema anticorrupción bajo un modelo de Parlamento Abierto es que haya una plena transparencia en el proceso de toma de decisiones y de construcción de la propuesta que se llevará al pleno senatorial.

Legisladores como Laura Rojas (PAN), Zoe Robledo (PRD) y Armando Ríos Piter (PRD) han presionado para que todo este debate se mantenga abierto a la sociedad.

Ríos Piter ha sido el artífice para que las reuniones de los primeros dos días hayan sido públicas en cada rincón del país.

El legislador dio instrucciones a su equipo para que a través de un teléfono celular se transmitieran íntegramente las reuniones de trabajo a través de Periscope y Facebook Live.

Fue en Facebook y en Periscope donde cientos de ciudadanos de todo el país pudieron ver la ausencia del PRI y el PVEM en la reunión del lunes, cuando dejaron plantados a los miembros de la sociedad civil; y el enfrentamiento del martes, cuando el tricolor intentó cambiar nuevamente el modelo de discusión para que se hiciera en petit comité y fuera privado.

A las entrañas del trabajo legislativo

La transmisión íntegra de las reuniones de trabajo abre un hito en el Congreso de la Unión, pues aunque no tuvieron cobertura oficial, la transmisión pudo hacerse a través de las redes sociales.

“Yo creo que estos mecanismos de Parlamento Abierto que ahora están de manera incipiente, arrancando con este debate, van a llegar para quedarse y van a dar un giro de 180 grados a la forma de hacer política legislativa”, comentó Ríos Piter en entrevista.

Aunque el legislador ha sido acusado de querer ganar reflectores con esta práctica, el perredista sostiene que a través de las redes sociales se da un acercamiento con la sociedad muy útil para la construcción de la democracia en el país, aunque a veces las críticas no los favorezcan.

“(Las redes sociales) son un instrumento muy importante que le da voz a los ciudadanos y que permite que la crítica, las propuestas, los señalamientos, se den en un ecosistema digital de libertades que ayuda a profundizar la democracia”.

La aplicación de un modelo de Parlamento Abierto puede dar mayor peso a las decisiones, apuntó Ríos Piter, pues su construcción estaría en una caja de cristal; por ello, lamentó que no todas las fuerzas políticas tengan la misma disposición para trabajar a la vista de todos los ciudadanos.

“En ese sentido muchas veces en este tema hay políticos que están acostumbrados a decir ‘Sí, yo estoy en contra de la corrupción’, ‘Sí estamos a favor de la honestidad’; pero cuando llega la hora de discutir un artículo o debatir una posición, terminan haciendo todo lo contrario a lo que dicen en público. Y precisamente por eso este formato de Parlamento Abierto ayuda a la democracia”, recalcó.