En la segunda legislatura del Congreso de la Ciudad de México hay funcionarios que ganan sueldos similares al de los diputados, sin tener las credenciales que los respalden.

Son cinco directivos de la segunda Legislatura del Congreso local cuyos sueldos están entre los 30 y los 50 mil pesos al mes, a pesar de no tener una cédula profesional. Montos que superan las remuneraciones que perciben la mayoría de los mexicanos y quienes tienen un grado académico concluido.

Información del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) sobre la ocupación de la población del país en el año 2020, señala que de la población económicamente activa de 53 millones 331 mil 429 personas, la mayoría, 18 millones 257 mil 28, el 34 por ciento, apenas ganaba dos salarios mínimos diarios, es decir, 7 mil 333 pesos mensuales.

Por otra parte, estadísticas del Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) del Gobierno de México, que se pueden consultar en su portal electrónico, indican que el ingreso promedio mensual de la población ocupada que cuenta con un grado profesional, ya sea licenciatura o posgrado, asciende a 11 mil 549 pesos.

Los funcionarios en el Congreso de la Ciudad de México ganan sueldos similares al de los diputados, sin tener las credenciales que los respalden

La irregularidad mencionada se suma a las anomalías que hay en las listas de asesores de los diputados de la actual legislatura: el 8 de diciembre de 2021, Reporte Índigo dio a conocer en la nota “Nepotismo y vicios del pasado en Congreso de CDMX”, que hay representantes populares que contrataron como asesores a sus familiares o les pagan a sus auxiliares sueldos de hasta 80 mil pesos a pesar de no tener preparación académica.

Los súper salarios en el Congreso

El primer caso es el de Yurema Díaz López, directora de Auditoría Administrativa del Congreso. De acuerdo con la última actualización de la nómina del Legislativo local, hasta el 30 de marzo de 2022, ella recibe un sueldo neto mensual de 51 mil 950 pesos, que es solo 50 pesos menor a la dieta que reciben al mes los diputados del Congreso.

Asimismo, una revisión al Registro Nacional de Profesionistas (RNP) de la Secretaría de Educación Pública (SEP) revela que Díaz López no tiene cédula profesional que certifique la conclusión de estudios de nivel superior.

Su currículum vitae disponible en la página electrónica del Congreso, señala que tiene una licenciatura en relaciones internacionales; sin embargo, no menciona la institución académica.

Antes de entrar a trabajar en el Legislativo, de 2012 a 2015 trabajó en la delegación Miguel Hidalgo, indica su trayectoria profesional.

Después está Uziel Medina Mejorada, quien se desempeña como director de Apoyo y Comisiones y Comités Legislativo, cargo por el que recibe una remuneración mensual neta de 51 mil 950 pesos.

No obstante, Medina Mejorada tampoco tiene cédula profesional que certifique que ha concluido sus estudios profesionales y su información curricular no está disponible en la página del Congreso.

El tercer perfil directivo que no tiene credenciales académicas es Carmen Medina Padilla, quien está inscrita en la nómina del Congreso como investigadora y recibe un sueldo de 35 mil 761 pesos.

La base de datos curriculares de los trabajadores del Congreso indica que solo tiene bachillerato concluido, mientras que el documento que contiene su trayectoria laboral afirma que cuenta con una licenciatura en Antropología Social, no obstante, no detalla en qué institución consiguió el grado.

El RNP de la SEP confirma que Medina Padilla tampoco cuenta con un grado académico de nivel superior terminado.

Posteriormente, se encuentra Gilberto García Minero, subdirector de área de la Comisión de Seguridad Ciudadana, con una paga al mes neta de 45 mil 831 pesos.

Una búsqueda en el RNP revela que no tiene cédula profesional, mientras que su información curricular no se encuentra disponible en el portal electrónico del Congreso.

Por último está Joaquín Arturo Ávila del Castillo, subdirector de área de la Comisión de Vivienda, quien gana un sueldo neto de 45 mil 831 pesos a pesar que el RNP señala que no tiene una licenciatura o grado de nivel superior obtenido.

Su currículum vitae indica que su último grado de estudios es una “licenciatura en curso”, y que de 2009 a 2016 se desempeñó como asesor y jefe de unidad departamental en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

Mismos vicios

La segunda legislatura del Congreso de la Ciudad de México repite las mismas anomalías que la primera generación de diputados locales de la capital que estuvo en funciones de 2018 a 2021.

El 27 de agosto de 2020, Reporte Índigo publicó la nota titulada “Las ‘Joyas’ en honorarios del Congreso”, donde se informa que siete asesores de diputados y funcionarios del legislativo ganaban más que los mismos representantes populares o tenían en su historial antecedentes de acusaciones de corrupción.

Los entonces funcionarios del Congreso, habían sido inhabilitados anteriormente de la administración pública o tenían en su trayectoria acusaciones por delitos electorales.

También puedes leer: Congreso de la Ciudad de México, el rey en gastos