La aceptación y la desaprobación de algunas vacunas por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) provocó que la población de los países menos desarrollados estuviera impedida para viajar en este periodo pandémico, afirma la investigadora Ilia Alvarado Sizzo.

“Los países más desarrollados, que además son los más receptores de turistas, por ejemplo, Estados Unidos o Francia, han sido muy estrictos en las políticas de ingreso, entonces en estos países es obligatorio tener una de las vacunas reconocidas por la Organización Mundial de la Salud, que son Pfizer, AstraZeneca, Johnson&Johnson, y a las que no tuvieron acceso una gran parte de la población de países como México, Brasil o India”, explica la especialista.

De esta manera, aunque se contara con los recursos, esta población se quedó imposibilitada para viajar.

“Muchos mexicanos, brasileños, personas de la India y de otros países viajaron a Estados Unidos para tener acceso a estas vacunas antes de que empezara el esquema de vacunación en sus países, o bien porque no iban a tener acceso a ninguna de las vacunas reconocidas por la OMS. Esto lo que genera finalmente es más segregación en quienes tienen acceso a los destinos internacionales”, expone Alvarado Sizzo.

Hacen falta trabajadores

En el aspecto de la logística de la operación de los hoteles, algo que resintieron en este periodo de pandemia es que el personal hotelero, ante la falta de visitantes, cambió de giro y en estos momentos hay una escasez de empleados para la atención turística, explica Berecochea, director para las Américas de Cloudbeds.

“Empezaron a abrir los hoteles y entonces tienen que recuperar a su gente. Ya no fue tan sencillo. Los hoteles se dieron cuenta y han tenido que batallar para que la gente regrese, ahí es donde los sistemas y las plataformas como nosotros todavía nos volvimos más relevantes”, explica el experto.

Te puede interesar:

El hastío pandémico, impulso al turismo en 2022

Rápida recuperación del sector turismo tras la pandemia