La verdad… ¡estamos hartos! Investigadores y expertos en turismo indican que las cifras del sector muestran que la gente se muere por volver a darse una “escapada”.

“Hemos llegado a un momento de hastío pandémico en el que si en un primer momento de la crisis lo más importante era justamente estar encerrados, en este momento parece que lo más importante es recuperar la normalidad”, explica la doctora Ilia Alvarado Sizzo, investigadora titular del Instituto de Geografía de la UNAM.

“Por más que los contagios de COVID-19 sigan siendo muy altos, incluso en México, ya para las personas es más importante recuperar esta normalidad y regresar a las actividades placenteras que estuvieron muy restringidas”, agrega la especialista.

La actividad turística cayó severamente con la pandemia por COVID-19, pero también es uno de los sectores en el que se nota más la recuperación.

El año 2020 es considerado como el peor en la historia del turismo debido a la caída provocada por el encierro sanitario que trajo el COVID-19

Sin duda, tras el COVID-19 hay “nuevas reglas” para el turismo que comienzan a revelarse en las estadísticas, dicen los expertos consultados. Hay una marcada preferencia por los destinos más cercanos y de campo, así como las ciudades patrimonio cultural son una opción, pero no solo se trata ya de solo un fin de semana, sino de llevarse toda la oficina para una escapada de 7 a 9 días en lo que la industria está captando como un comportamiento postpandémico.

“Vemos una mayor demanda de viajes nacionales, destinos rurales y al aire libre, una preferencia por estancias de largo plazo, el 44 por ciento de los viajeros que buscan viajes de placer lo prefieren al menos siete noches y un 25 por ciento buscan estancias de más de 10 noches.

“Eso viene también por el hecho del home office (teletrabajo), que se volvió una tendencia”, explica Javier Berecochea, director para las Américas de Cloudbeds, una empresa que desarrolla software en renta para que pequeños hoteles resuelvan su logística y a su vez puedan publicitarse en las diferentes plataformas que ofrecen servicios de hospitalidad.

Acerca del trabajo a distancia, tras el periodo pandémico, los viajeros tienden a preguntar no solo si hay señal de Wi-Fi en los sitios para hospedarse, sino que solicitan detalles acerca de la velocidad de la red e incluso buscan cuartos de hotel que tengan un área de oficina o al menos un escritorio.

Si bien la crisis sanitaria sigue entre nosotros, la vacuna contra el SARS-CoV-2 nos ha hecho sentir un alivio y, tras más de dos años, se muestra este hartazgo.

“Como mexicanos, le sacamos provecho a todas las áreas grises, si te dicen que puedes hacer home office, agarras tu computadora y buscas lugares que tengan buen internet, eso también es parte de las cosas que vivimos ahora”, explica Javier Berecochea.

Los especialistas consultados coinciden en que los viajeros buscan un mayor contacto con la naturaleza, los espacios aislados y están dispuestos a pagar por una buena experiencia experiencia al aire libre

“Como la gente tiene más flexibilidad para viajar, se pueden quedar más tiempo en estos lugares. También se valora más la flexibilidad de las reservas, los viajes de lujo lideran la recuperación de los viajes. El 40 por ciento de los viajeros afirma estar dispuestos a viajar gastar más en su próximo viaje en un estadía que ofrezca una gran experiencia al cliente”, expone el director para las Américas de la empresa Cloudbeds.

La investigadora Ilia Alvarado Sizzo considera que aunque los destinos masivos se mantienen en la preferencia de la mayoría de los turistas, se comienza a percibir un incremento para el turismo de aventura.

“Hay una tendencia a buscar actividades que sean un poco más individuales, apartadas de las grandes masas, en Europa hay un auge de las rutas ciclistas, de caminata, de los viñedos, de los paseos o viajes que tienen que ver con internarse más en la naturaleza, y también los sitios como los resorts de litoral, que siempre han estado en auge pero ahora vuelven a otra vez como en una nueva época dorada”, señala.

La especialista señala que, pese a que la pandemia sigue, los viajeros hacen todo lo posible por no verla y están deseosos por salir a despejarse y hacer actividades diferentes.

“Hay una percepción de que la pandemia sigue pero es menos peligrosa, es menos grave enfermarse de COVID de lo que era en un principio”
Ilia Alvarado SizzoInvestigadora titular del Instituto de Geografía de la UNAM

El Barómetro del Turismo Mundial de la Organización Mundial del Turismo (OMT) indica que esta actividad experimentó un fuerte repunte en los cinco primeros meses de 2022 con casi 250 millones de llegadas internacionales registradas, cifra que, en comparación con los 77 millones contabilizadas entre enero y mayo de 2021, representa que el sector tiene una recuperación casi la mitad (46 por ciento) del nivel anterior a la pandemia, en el año 2019.

En lo referente a ingresos por turismo en el mundo, la OMT considera que México, junto con países como la República de Moldova, Serbia, Rumanía, Bosnia y Herzegovina, Albania, Pakistán, Sudán, Bangladesh, El Salvador, Croacia y Portugal, entre otros, han recuperado plenamente sus niveles reportados hasta antes de la pandemia.

Te puede interesar:

Rápida recuperación del sector turismo tras la pandemia

Segregación por vacunas frena el impulso del turismo