La alcaldía Coyoacán siempre ha estado inmersa en acusaciones de corrupción y gobernada por los mismos grupos.

Actualmente, el panorama no se vislumbra diferente: Giovani Gutiérrez, quien tomó protesta el 1 de octubre , enfrenta acusaciones de enriquecimiento ilícito y está involucrado en investigaciones de la Fiscalía General de la República (FGR).

Durante la campaña electoral, en junio pasado, Gutiérrez fue denunciado por su contrincante Patricia Urriza por enriquecimiento ilícito.


Durante el sexenio de Felipe Calderón, de 2006 a 2012, una de sus empresas obtuvo contratos por más de 3 mil millones de pesos con el Gobierno federal, pese a que se incurría en un conflicto Nuevo mismas dudas de interés al ser ambos militantes del Partido Acción Nacional

Además, en agosto de 2021 se hizo público que Gutiérrez estaba involucrado en la investigación de la Fiscalía General de la República (FGR) en contra del exdelegado de Coyoacán, Mauricio Toledo, quien recibió depósitos por más de 354 millones de pesos por parte de una empresa suya cuando era funcionario.

Mauricio Toledo fue delegado de Coyoacán de 2012 a 2015, después asambleísta local y hasta agosto de 2021, legislador federal del Partido del Trabajo (PT). No obstante, fue desaforado por la indagatoria de la FGR y actualmente se encuentra prófugo.

Historia de anomalías

Las anomalías son algo recurrente en Coyoacán y el gobierno saliente de la alcaldía aprovechó sus últimos tres meses al frente para exprimir los recursos públicos de manera irregular.

De julio a agosto de 2021, en los meses previos al término del gobierno de la primera alcaldía de Coyoacán, sus encargados hicieron adquisiciones de bienes o servicios que no atendían necesidades prioritarias para garantizar servicios públicos o para enfrentar la pandemia de COVID-19.

La administración del titular interino, Rigoberto Ávila, gastó en ese lapso más de un millón de pesos del presupuesto público en comprar cosas como servilletas, barras de dulces y materiales para fiesta.

Sin embargo, este caso no es el único de anomalías en la primera alcaldía de Coyoacán. Con Manuel Negrete —antes de que se fuera a buscar la gubernatura de Guerrero— se dieron a conocer diversas irregularidades así como la inhabilitación de 4 funcionarios por cometer supuestos actos de corrupción.

Rigoberto Ávila fue designado en marzo de 2021 como alcalde interino de Coyoacán en sustitución de Negrete, quien buscó la candidatura de Fuerza Por México para gobernar el estado de Guerrero.


Giovani Gutiérrez rindió protesta como alcalde de Coyoacán pese a que tiene denuncias por enriquecimiento ilícito y está involucrado en investigaciones de la FGR

Fiestas, dulces y uniformes, los gastos en Coyoacán

El gobernante interino gastó un total de un millón 220 mil 087 pesos en comprar 6 bienes y servicios que no satisfacen necesidades primarias de la demarcación o de la pandemia de COVID-19, revela información sobre los contratos y licitaciones públicas celebradas por la alcaldía durante el tercer trimestre de 2021 que se puede consultar en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT).

La primera transacción fue la adquisición de playeras de manga larga tipo polo a través de un contrato de 181 mil 290 pesos, que se le adjudicó a Jaqueline Caballero Hoyos y tiene el folio C-082-21

En segundo lugar está la compra de sudaderas por medio del acuerdo comercial C-075-21, que se le adjudicó a la misma persona física del anterior y también se estipuló como pago la cantidad de 181 mil 290 pesos.

Ambas compras fueron con el fin de uniformar a los funcionarios en julio de 2021 con los colores y logotipos de la entonces administración.

Sin embargo, el gasto se realizó a dos meses de entrar una nueva administración con una nueva imagen institucional para su gobierno y uniformes.

Posteriormente, la administración de Rigoberto Ávila gastó 49 mil 775 pesos en servilletas, consta el contrato número 018/21 que se le adjudicó al proveedor Al Punto Servicios.

No obstante, las compras de materiales de limpieza, regularmente en los gobiernos locales, se hacen junto con las de otros insumos para que tengan un costo al mayoreo y la información disponible no detalla cuántas o de qué calidad se adquirieron.

En cuarto lugar está el contrato 013/21, que se firmó para el servicio de barra de dulces con la empresa Schonborn y por el que se acordó cubrir un pago de 136 mil 665 pesos.

La información de la PNT no revela con qué fin se adquirió el servicio, ni qué necesidad o problema iba a solucionar.

Después está la adquisición de bocinas por un monto de 312 mil 192 pesos, a través del contrato 02CD04/CA/023/21 que se le otorgó a Grupo Comercial Ferretero Valladolid. Al igual que el convenio anterior, los datos que están en la plataforma no detallan con qué fin fueron compradas.

En sexto lugar está la compra de materiales para fiestas patrias por la cantidad de 358 mil 875 pesos, consta el acuerdo comercial 02CD04/CA/025/21 que también le fue otorgado a Grupo Comercial Ferretero Valladolid.

Todos los contratos mencionados fueron adjudicados por el gobierno de Ávila a través de adjudicación directa; es decir, no hubo un concurso de licitación pública que asegurara las mejores condiciones para la administración pública local.

También puedes leer: PAN busca aprobar presupuesto para Coyoacán pero “en lo oscurito”: Morena