No hay avance

La investigación sobre el caso del asesinato de Jesús Gallegos Álvarez es lenta, parece que no avanza. 

El gobierno de Jalisco se lava las manos aludiendo a que el atentado ocurrido la tarde del sábado 9 de marzo no tuvo que ver con la función pública del ex secretario de Turismo.

Información publicada en la edición 225 de Reporte Indigo sobre una red de “Negocios de alto riesgo” vinculada al funcionario que trabajó apenas nueve días en el Ejecutivo, dejan al aire la pregunta de cuáles son los filtros para trabajar en la administración estatal.

La investigación sobre el caso del asesinato de Jesús Gallegos Álvarez es lenta, parece que no avanza. 

El gobierno de Jalisco se lava las manos aludiendo a que el atentado ocurrido la tarde del sábado 9 de marzo no tuvo que ver con la función pública del ex secretario de Turismo.

Información publicada en la edición 225 de Reporte Indigo sobre una red de “Negocios de alto riesgo” vinculada al funcionario que trabajó apenas nueve días en el Ejecutivo, dejan al aire la pregunta de cuáles son los filtros para trabajar en la administración estatal.

Y es que las declaraciones del secretario General de Gobierno Arturo Zamora Jiménez y del propio gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz dirigen la atención a que el homicidio fue por la actividad empresarial de la víctima. 

La tarde del sábado Zamora Jiménez hacía pública la postura del Ejecutivo sobre el caso:

“Es posible que el móvil tenga que ver con actividades económicas y empresariales que tuvo antes de ser designado secretario de Turismo. Por lo tanto la misma línea de investigación que tiene el Ministerio Público establece que estos desafortunados sucesos nada tienen que ver con el cargo que acababa de asumir”.

En rueda de prensa sobre el Plan de Austeridad del gobierno entrante se cuestionó a también a Sandoval Díaz sobre el caso y él mismo reafirmó la línea de investigación señalada por Zamora Jiménez.

El gobernador de Jalisco fue interrogado en varias ocasiones sobre la elección del titular de Turismo y las posibles amenazas de las que era objeto.

Al respecto la mesura por parte de la nueva Fiscalía General de Jalisco a seis días del homicidio también aporta poco a la claridad del caso. 

El domingo el titular de la Fiscalía Central Rafael Castellanos puso en libertad a cuatro personas presuntamente responsables del homicidio ocurrido a las afueras del fraccionamiento Colinas de San Javier, por falta de pruebas.

“El Ministerio Público con las reservas de ley, permitió que se retiraran, dado que no existe ningún elemento de prueba que demuestre que deban seguir retenidas”, declaró en rueda de prensa.

El gobernador dijo ayer que los lazos entre él y Gallegos Álvarez eran pocos y afirma que lo conoció en 2011 cuando trabajó en la presidencia municipal de Guadalajara.

“Yo lo conozco hace año y medio todavía cuando fungía como alcalde, él llega presentando algunos proyectos, mismos que no se hicieron cuando fui alcalde. 

“Después nos presenta un proyecto en materia de turismo. Un proyecto que se veía que conocía a fondo. Cuando empezamos nosotros a cuestionar a empresarios de la región de Vallarta, a empresarios de la ciudad, todos reconocían en él una amplia experiencia en materia de turismo”.

Con el pretexto de apertura a perfiles ajenos al círculo político, el gobernador aceptó la invitación de Gallegos Álvarez a su gabinete.

Además de otros filtros como título profesional y una carta de no antecedentes penales. La respuesta fue clara; para el Gobierno de Jalisco bastó con las recomendaciones del empresariado tapatío y vallartense para elegir al ex funcionario.

El 11 de marzo se realizaron dos simulacros del atentado en los que la información sobre los responsables del asesinato fue nula a pesar de que se sabe que hay una larga lista de 40 testigos.

Solo se presentaron análisis de balística y laboratorio por parte del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses. 

En la reconstrucción de los hechos se mencionó a dos sujetos con armas calibre 9 milímetros que lograron impactar el vehículo de Gallegos Álvarez en 13 ocasiones.

Hoy, el ex secretario de Turismo de Jalisco cumpliría 14 días de experiencia en la función pública.

Sin embargo su carrera en el sector inmobiliario y empresarial era extensa y con fuertes vínculos con Mayan Palace y el polémico Casino Vallarta.

A pesar de que Mayan Palace desconoció en un comunicado a Gallegos Álvarez diciendo que no trabaja con ellos desde 2006, lo cierto es que el apoderado legal de la empresa Juan Peña Acosta es primo de la esposa del ex secretario. 

Un doble asesinato en agosto pasado a las afueras de las oficinas de la Ferrari –propiedad de Gallegos Álvarez- y hace seis años en su despacho, también generan suspicacia sobre el pasado del funcionario. 

Según declaró Sandoval Díaz ayer por la mañana, el próximo Secretario de Turismo será dado a conocer el viernes 15 de marzo.

Te puede interesar

CASOGALLEGOS ¿Por qué matan a funcionarios?

Multihomicidas, asesinos de policías, escoltas y funcionarios. Es el perfil de los presuntos homicidas de Jesús Gallegos Álvarez, secretario de Turismo de Jalisco. 

Apenas el 27 de enero se anunció la detención de dos sujetos, uno de ellos presunto responsable en el asesinato de Gallegos Álvarez, dos policías investigadores, un elemento de la Fiscalía General del Estado (FGE), así como de uno de los escoltas del alcalde de Puerto Vallarta, Ramón Guerrero Martínez. 

CASOGALLEGOS Silencio cómplice

Los cimientos de la torre Lofts Tribeca, ubicada en Pablo Neruda 4128 ya van mostrando la forma del nuevo edificio de 10 pisos y tres sótanos que se erige con rapidez en la colonia Lomas del Valle.

Una colonia en el municipio de Zapopan caracterizada por ser una zona de alta plusvalía, en donde se asientan en su mayoría casas familiares.

Sus planes parciales contenidos en el Plan Parcial de Desarrollo Urbano del subdistrito Urbano ZPN-5/05 de Colinas de San Javier permite únicamente la instalación de casa habitación con mínima densidad.

CASOGALLEGOS Constructor de corrupción

“Le da a uno miedo salir allá afuera, porque uno no sabe qué le va a caer de allá arriba”, se queja Elisa Valencia con profundo enojo, sobre la imponente obra que se erige a metros de su casa en el Fraccionamiento Lomas del Valle en Zapopan.

Su vivienda ha sido dañada múltiples veces. En dos ocasiones la cisterna de agua fue reventada, lo mismo que la instalación de gas, y recientemente el domo en donde cayó una varilla, que de no haber sido por que ella ingresó unos minutos antes a su casa pudo haber caído sobre su cabeza, relata la entrevistada de alrededor de 70 años.