Elba Esther Gordillo reapareció en público y lo hizo en un evento magisterial con la organización “Jóvenes Maestros por México” cuyos integrantes, visiblemente emocionados, no dejaron de ovacionarla.

Gordillo arengó a los maestros afirmando que nunca se había ido, sino que estuvo detenida debido a “una ley infame, opresiva y humillante”.

La profesora aseguró que sólo con su detención el régimen pudo callar a los trabajadores de la educación, lo que provocó un sonoro aplauso.

Durante el evento aseguró que ya no se va a permitir que un gobierno, “por muy importante que sea”, vuelva a agraviar al magisterio nacional.

Gordillo pugnó por rescatar al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) mediante el voto secreto, que fue aprobado constitucionalmente en 2017, además de reivindicarlo y recuperar su autonomía e independencia.

Los presentes despidieron a la maestra con el grito de “¡Presidenta, presidenta, presidenta!”