7.1

millones de pesos fue el costo en que la empresa CPI H.T. Water Technology ofreció la planta de tratamiento al Ayuntamiento de Zapopan


El manejo reservado de la basura en Zapopan tiene una explicación, el negocio del plástico tipo PET y otros materiales han puesto en descontrol el servicio


"Los municipios tienen infraestructura. El personal que tienen en operación es gente capacitada, el problema está en las políticas públicas que implementan"

José Luis Contreras Becerra

Relleno Sanitario Hasar’s

A poco más de un año de su inauguración, la planta de tratamiento de líquidos lixiviados que compró con sobrecosto el gobierno de Zapopan, no ha dado resultados.

Y es que tras las denuncias de pobladores de la barranca del Río Santiago hacia los basureros de Picachos y Hasar’s sobre la derrama de líquidos lixiviados, voceros de estos rellenos sanitarios señalan que se trata de un problema estacional que sí afecta pero solo en el temporal de lluvias. 

Sin embargo, el gobierno de Zapopan invirtió cerca de 18.5 millones de pesos en una planta de tratamiento para lixiviados que además de pagarse con un sobrecosto millonario no es funcional.

Y es que expertos consultados en tratamiento de basura señalan que la planta comprada a la empresa Bio Daf Water Technology tenía un costo de 12 millones de pesos, sin embargo el Ayuntamiento zapopano reportó una compra que se excede en 6.5 millones.

Pero no todo acabó con su instalación pues el costo trimestral de mantenimiento como se reportó en enero de 2012 es de 1.3 millones de pesos, con lo que a la fecha se han invertido cerca de 5.2 millones y aún existe un descontrol en el tratamiento de los residuos.

El equipo de Reporte Indigo pudo constatar el derrame de aguas negras del tiradero de Picachos en los caudales naturales de agua y que se encuentra en los límites con el relleno sanitario particular Hasar’s.

Ni siquiera la “Construcción de la celda número cuatro en el Relleno Sanitario Metropolitano Poniente Picachos” con un costo de 22 millones de pesos en 2011 ha frenado la derrama residuos a las cuencas y arroyos que tienen como destino el Río Santiago.

En abril de 2012 el entonces secretario de Obras Públicas de Zapopan, Mario Bueno, justificó que aunque el costo hubiera sido de 30 millones, el municipio debía pagarlos para solucionar la contingencia ambiental.

Lo cierto es que a finales del mes pasado los pobladores aledaños al relleno sanitario de Picachos y Hasar’s señalaron en un comunicado que las declaraciones de las autoridades municipales acerca del derrame de lixiviados en la cuenca del río Milpillas minimizan el problema

El comunicado emitido por la Asamblea Regional de Afectados Ambientales, pueblos de la barranca del río Santiago dice: 

“En fecha reciente hemos escuchado al titular de la Dirección General del Ecología de Zapopan Miguel Prado, que los lixiviados ‘no son tóxicos, ni inflamables, ni corrosivos’, por lo tanto “no son peligrosos’”.

“Los estudios de laboratorio certificado  que sacamos en noviembre de 2009 dicen lo contrario, los lixiviados contienen por encima de la norma cromos totales, cianuro, arsénico y mercurio”.

Los vecinos de las comunidades de Ixcatán y Huaxtla acusan que las denuncias son hacía los dos vertederos, tanto el del municipio de Zapopan como Hasar’s, pues sus comunidades son parte de los pueblos de la Barranca que se abastecen de agua del Río Milpillas.

Los pueblos afectados son San Lorenzo, Milpillas, Ixcatán, Mesa de San Juan y La Soledad.

Además señalan que los voceros de Hasar`s  quien administra un relleno sanitario privado vecino a Picachos, no han hecho declaraciones al respecto. Y entregaron a Reporte Indigo un “Reporte de Visita de Observación de Escape de Lixiviados del perímetro norte de Hasar’s”.

El reporte de la visita firmado por el investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social Gerardo Bernache Pérez fue realizado en noviembre de 2012, pero solo se hace una narración de la visita y se presentan fotografías.

Y anexan resultados de pruebas del Laboratorio certificado LAICA, S.A. de C.V., que se realizaron el 11 de noviembre de 2009 en las que se identifican cinco contaminantes básicos fuera de la Norma NOM-001-ECOL-1996 para descarga de aguas residuales.

Aunque el director del Relleno Sanitario Hasar’s, José Luis Contreras Becerra afirma que actualmente  están en una revisión voluntaria con la procuraduría e invita a otra revisión de laboratorio.

“Que venga un laboratorio certificado de la EMA (Entidad Mexicana de Acreditación) Por qué tiene que venir un laboratorio certificado. Porque con eso garantizo que está cumpliendo con un procedimiento”, señala.

Falta experiencia

El servicio de recolección, traslado y depósito de basura que ofrece Zapopan es de mala calidad y por señalamientos de la empresa Hasar´s el tratamiento de los residuos que se generan como gas metano y los líquidos lixiviados no es  el correcto.

Pero las autoridades municipales se resisten a contratar una empresa que brinde el servicio.

El director del relleno sanitario privado que ofrece servicios de disposición final de basura a Tlaquepaque señala que no existen especialistas en el tema de la basura al interior del Ayuntamiento de Zapopan.

Contreras Becerra señala que los métodos de depósito de la basura no son los adecuados y que no aplican ningún conocimiento técnico que permita un control:

“No creo que tengan la operación tridimensional. Nosotros hacemos todo bajo curvas de nivel y estratos. Así como tienes un plano que te da las coordenadas y nosotros agregamos la de la altura sobre el nivel del mar, para qué, para que si mañana hay que localizar una basura”.

Y es que la titular de la Dirección de Aseo Público de Zapopan Mayra Lizet Enríquez Armas no tiene la experiencia para manejar esta dependencia, afirma Contreras Becerra. 

A pregunta expresa si Enríquez Armas tenía experiencia, respondió:

“A mi juicio ninguna, ella es líder político. Ese es el problema que tenemos en este país, hay cuestiones que son técnicas y hay cuestiones que son políticas. Y lo malo es que los políticos se ponen a ser técnicos y a los técnicos no nos permiten ser políticos.

“Los municipios tienen infraestructura. El personal que tienen en operación es gente capacitada, el problema está en las políticas públicas que implementan y quien implementa estas políticas.

“Nos hace falta en Jalisco que estemos más preparados en materia de establecer políticas públicas en materia de residuos. Pero quien está tomando decisiones, pues nada más dura 3 años, apenas aprendió y se va.

“Los directores, los subdirectores o jefes de departamento y que generalmente son los que menos saben del tema”, agregó.

Pero parece que el manejo reservado de la basura en Zapopan tiene una explicación, el negocio del plástico tipo PET y otros materiales han puesto en descontrol el servicio.

En el resto de los municipios metropolitanos – con excepción de Tlaquepaque –  la recolección está en manos de un particular que según registros periodísticos factura más de 400 millones de pesos anuales en cinco municipios.

Guadalajara, Tonalá, Tlajomulco de Zúñiga, El Salto y Juanacatlán cedieron una concesión de este servicio a la empresa Caabsa Eagle que casi tiene el control de la basura de toda la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG). 

Extracción de biogás 

Otro problema que  generan los rellenos sanitarios es la emisión de gases contaminantes, entre ellos el metano.

Sin embargo, actualmente solo en Monterrey, Aguascalientes y Guadalajara se ha instalado un sistema que captura y quema de biogases contaminantes producidos por la acumulación de basura.

Y es que el metano, es 21 veces más contaminante que el bióxido de carbono, y en Guadalajara solo el relleno sanitario de Hasar’s cuenta con un sistema de extracción y quema de gases.

En el caso de Hasar’s las 800 toneladas que reciben de basura representan cerca de 25 toneladas de contaminantes de gases efecto invernadero, de las que un 54 al 60 por ciento son de metano.

“Quemamos 900 metros cúbicos (por hora) de biogás que equivalen más o menos a unas 25 toneladas de contaminantes de gases efecto invernadero”, dice el director del relleno sanitario Hasar’s.

Según Contreras Becerra la emisión de estos gases representa un problema mucho más grave que los lixiviados porque sus consecuencias son de carácter global y los tiraderos de basura generan grandes cantidades.

“El metano es 21 veces más contaminante que el CO2, que es el gas efecto invernadero con el que medimos cómo está ocurriendo el cambio climático. Lo estamos arrojando a la atmosfera y ese es un altercado directamente de acción global, ni siquiera es local como el lixiviado”.

En el caso de Picachos por su magnitud la emisión de biogás o gases contaminantes, entre ellos el metano sería de más del doble que Hasar’s, es decir alrededor de 50 toneladas o 2 mil metros cúbicos por hora.

“El relleno sanitario de Picachos recibe alrededor de 1,300 o 1,400 toneladas y yo calculo que ellos deben andar alrededor de unos 2 mil metros cúbicos por hora de biogás”. 

Y es que con la extracción de estos gases puede generarse energía eléctrica. 

Esta tecnología ya está siendo utilizada en distintos rellenos sanitarios, en Monterrey para echar a andar el Metro de la ciudad y en Aguascalientes para la operación de Nissan Mexicana.

Al respecto Contreras Becerra afirma que la producción de energía eléctrica para Hasar’s sería de 2.5 mega watts por hora y que si Picachos aprovechara la extracción en su tiradero podría generar más de 5 mega watts.

En Zapopan, oídos sordos

La contaminación de los mantos freáticos en la zona del basurero municipal de Picachos, sumado al desorden que subsiste en la dirección de Ecología del municipio son temas que la administración del priista Héctor Robles no quiere tocar

Por Paloma Robles

Ya son muchas las anomalías al interior de la Dirección de Ecología que el Ayuntamiento de Zapopan quiere minimiza a fin de que todo permanezca igual.

Ratificar en el cargo de director de Ecología y Medio Ambiente a Miguel Prado marcó la agenda del municipio en materia de Ecología, pues los problemas en el áreas que cubre esa dependencia se arrastran desde la administración de Héctor Vielma.

Contaminación exacerbada, manejos discrecionales de los recursos materiales y del personal de Aseo Público fueron temas que desde el gobierno anterior no se resolvieron y hoy siguen siendo problema para la administración de Héctor Robles. 

Pero el gobierno en curso se niega a hablar del tema.

El derramamiento desmedido de lixiviados en el basurero Picachos ya motivó una denuncia penal  interpuesta por el regidor panista Ramón Ramírez Gloria de la Comisión de Aseo Público a fin de que se busque a los responsables por los daños ambientales en la zona.

El mismo regidor refirió en entrevista con Reporte Indigo que la planta de tratamiento que el municipio pagó hace dos años es insuficiente para procesar los desechos que diariamente recolecta el municipio.

Eso no solo ha ocasionado que el personal del municipio vierta los líquidos lixiviados sobre la basura recién llegada de la ciudad, también en los arroyos que circundan el basurero según constató el propio regidor.

En 2012 Reporte Indigo dio a conocer el sobreprecio de 10 millones de pesos en el costo de la planta de tratamiento que el municipio de Zapopan construyó.

En entrevista con este medio Mario Bueno aseguró que hoy las aguas que se vierten en el río están completamente tratadas.

El municipio de Zapopan ha buscado deshacerse del problema en Aseo Público minimizando el asunto. En revancha interpuso una denuncia penal en contra del otro basurero asentado en territorio zapopano. 

Se trata de la empresa Hasar’s a quien acusó de haber derramado en la zona líquidos lixiviados de manera irregular afectando los subsuelos.

Reporte Indigo buscó la versión del Ayuntamiento de Zapopan, pero en más de tres semanas se dio largas a la solicitud tramitada en la Dirección de Comunicación social, que finalmente negó la entrevista.

Quedan muchos temas en el aire que afectan directamente el servicio de recolección y destino final de la basura de ese municipio.

Las acusaciones de los propios empleados de la dependencia dejan entrever un caos al interior de la Dirección de Ecología y el área de Aseo Público.

El escándalo ha llegado a la Comisión de Aseo Público del municipio quien exigió que se realizara un auditoria al área a fin de constatar las condiciones en las que se encuentra el material de trabajo de Aseo Público. 

Pues se denunció que son los propios trabajadores del área quienes invierten de su propio dinero para reparar lo camiones de servicio.

Pero el Ayuntamiento se niega a dar una versión oficial del tema.

Héctor Robles debe explicar qué sucede con las 111 plazas que se aprobaron en 2010 y que hoy son ocupadas por otras personas que no trabajan en Aseo Público.

En Zapopan tampoco se informa sobre qué solución se dará al problema de los trabajadores “sin número”.

Se trata de personas que recolectan todos los días la basura y que no están dentro de la nómina ni cuentan con ninguna seguridad social.

El alcalde también podría explicar el regateo entre sindicatos de trabajadores que exigen nuevas plazas en Aseo Público y que éstas les beneficien a sus gremios.

Tampoco explica qué sucede en la relación municipio-pepenadores, pues se sabe que no hay un acuerdo formal que les permita a este grupo hacer uso de la basura del municipio.

El límite de la codicia en el complejo problema de la basura, ha llevado a algunos sindicatos a denunciar redes de tráfico de basura. 

Se sabe que el kilo de plástico tipo PET cuesta tres pesos. Dado que las cantidades de basura que reciben son industriales, las ganancias podrían ser millonarias.